Elige una vida. Elige un empleo. Elige una familia. Elige una puta televisión enorme… Éstas palabras, que se escuchan por sobre las frenéticas percusiones de la canción Lust for life, interpretada por Iggy Pop, dan inicio a una de las películas claves de los años noventa, La vida en el abismo (1996), el segundo largometraje del inglés Danny Boyle.

Película Transpotting La Vida en el Abismo 1996 – Ewan McGregor y Jonny Lee Miller

El filme, si bien reelabora una novela de culto del escocés Irvine Welsh, tiene sus raíces en el propio destino de la clase obrera inglesa durante los años duros con Margaret Thatcher como gobernante, cuya principal consecuencia fue la formación de una generación que, ante la falta de perspectivas, se entregaba por completo a las bendiciones fugaces que les brinda la heroína recorriendo sus venas. Para Mark, Spud, Begbie y Sick Boy, los jóvenes protagonistas, la vida se ha reducido a contar los trenes que pasan porque no hay futuro. Siempre al filo de la moralina que siempre acaba por convertir estas crónicas de los placeres prohibidos en relatos de expiación, el filme de Boyle elige la representación expresionista de las sensaciones experimentadas por sus protagonistas, enviándolos a las profundidades de un retrete o a una tumba profunda en movimiento para expresar lo que Welsh transmitía en sus letras y la leyenda urbana a través de cruentas anécdotas.

Película Transpotting La Vida en el Abismo 1996 – Ewan McGregor

Filme de estética ruda, áspera, con una de las mejores bandas sonoras de los años noventa y que rescata los acentos y modismos de los bajos mundos de Edimburgo capturados por Welsh en su novela, La vida en el abismo fue y sigue siendo una obra con la cual el público juvenil en particular suele identificarse, en un momento vital en el cual lo único cierto es que todo es incierto.

Película Película T2 Transpottin 2017 – Ewan McGregor, Jonny Lee Miller, and Ewen Bremner

Con una notable sensibilidad, Boyle consiguió un relato de resonancias universales que traspasa culturas, idiomas e ideologías. Quizás no todos hemos alcanzado ese abismo retratado en la cinta, pero esa sensación de no ir a ninguna parte es parte esencial del hecho de ser joven. En la elección, esa elección antes mencionada, que hace un individuo para encaminar sus pasos, siempre se abre un nuevo camino, un nuevo sendero más allá de lo bueno o lo malo, del triunfo o del fracaso. Lo esencial es elegir. Dos décadas más tarde, Boyle reúne a sus protagonistas en torno a una continuación de lo que dejaron pendiente en La vida en el abismo con Trainspotting 2 (2016).

Película Quisiera Ser Millonario 2008 – Dev Patel

En esos veinte años, Danny Boyle ha transitado el largo y sinuoso camino de ser un artista entre el cine de expresión personal y el del gran espectáculo. Su carrera es profundamente dispareja, entre sonoros fracasos como La playa (2000), que ni la presencia de Leonardo DiCaprio pudo salvar, fallidos coqueteos con el cine fantástico (el horror en Exterminio (2002) o la ciencia-ficción en Alerta solar (2007), reelaboraciones modernas del Film Noir (En trance, 2013) y hasta filmes biográficos (Steve Jobs, 2015), entre otras variaciones. Las cintas suyas en las cuales su irónica visión del mundo resuena con fuerza son Millonarios (2004), olvidada fábula infantil nuevamente ambientada en la pobreza inglesa, y su mayor éxito internacional después de La vida en el abismo, Quisiera ser millonario (2008), inventiva y dinámica reapropiación de la opulencia de Bollywood para narrar una saga de supervivencia en la pobreza de Mumbai, con la cual obtuvo el Óscar como mejor director en 2009.

Película T2 Transpottin 2017 – Robert Carlyle

Poco queda de Danny Boyle, el cineasta marginal de hace dos décadas, en Trainspotting 2. Pero sus protagonistas no lo han hecho y eso es lo que hace a la continuación de la historia un filme en un tono completamente distinto al original. Mark, Spud, Sick Boy y Begbie han visto pasar esos veinte años en una especie de limbo marcado por la criminalidad, el círculo vicioso de las adicciones y la sed de venganza. Pero, sobre todo, por la necesidad de regresar al origen, de sentirte vivo de nuevo en los lugares donde lo sentiste. Por eso Mark Renton vuelve a Edimburgo, con lo que queda de los suyos. Porque no es lo mismo caminar sin rumbo sobre una lujosa caminadora en un gimnasio que huir de la policía en las calles de Edimburgo después de un conecte de droga.

Película T2 Transpotting 2017 – Ewan McGregor y Jonny Lee Miller

La cinta es una amarga reflexión acerca de la imposibilidad de crecer, de la vuelta al hogar y de lo implacable que es el tiempo con la condición humana. Un efecto que infecta a los propios espectadores del filme, que vieron la primera cinta en su juventud y ahora pueden tener su propia catarsis acerca de sus decisiones en la vida. Porque los caminos están ahí, pero la vida, en medio de las redes sociales, la globalización, el 11 de septiembre y la deshumanización del individuo, sigue apestando. ¿Realmente tomamos parte activa en nuestro presente o estamos condenados a ser turistas en nuestros propios recuerdos? Si vemos a nuestro joven yo corriendo por la calle, ¿cuál sería la reacción ante la vitalidad y el tiempo perdido? Y lo más importante, ¿realmente hay un futuro qué elegir?

LA VIDA EN EL ABISMO (Trainspotting, Gran Bretaña, 1996). Dirección: Danny Boyle. Guión: John Hodge, inspirado en la novela homónima de Irvine Welsh. Fotografía en color: Brian Tufano. Música: Canciones, varias. Edición: Masahiro Hirakubo. Con: Ewan McGregor (Mark Renton), Ewen Bremner (Spud), Jonny Lee Miller (Sick Boy), Robert Carlyle (Begbie), Kevin McKidd (Tommy Mackenzie), Kelly Macdonald (Diane), Peter Mullan (Madre Superiora). Compañía productora: Channel Four Films. Producción: Andrew Macdonald. Duración: 93 minutos.

TRAINSPOTTING 2: LA VIDA EN EL ABISMO (T2: Trainspotting, Gran Bretaña, 2016). Dirección: Danny Boyle. Guión: John Hodge, inspirado en las novelas Trainspotting y Porno de Irvine Welsh. Fotografía en color: Anthony Dod Mantle. Música: Canciones, varias. Edición: Jon Harris. Con: Ewan McGregor (Mark Renton), Ewen Bremner (Spud), Jonny Lee Miller (Sick Boy), Robert Carlyle (Begbie), James Cosmo (señor Renton), Kelly Macdonald (Diane), Anjela Nedyalkova (Veronika). Compañía productora: Film Four, Creative Scotland, Cloud Eight Films, DNA Films, Decibel Films. Producción: Bernard Bellew, Christian Colson, Danny Boyle, Andrew Macdonald. Duración: 117 minutos.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí