El rap como estilo de vida y arma de expresión masiva

“Todas las cosas viven y tienen ser en nuestro entendimiento, cuando las entendemos y cuando las nombramos en nuestras bocas y lenguas”, esta frase aparece en letras blancas sobre un fondo negro para marcar el comienzo de Somos Lengua, un documental mexicano –dirigido por Kyzza Terrazas– sobre la a veces complicada y no siempre reconocida escena del rap nacional, un estilo musical que vive a lo largo de las calles y los barrios, caracterizándose, entre otras cosas, por ser una importante herramienta para reflejar una realidad y para sacar eso que uno lleva dentro, expresándolo libremente y sin concesiones de ninguna clase, que te ayuda a decir lo que piensas y a compartirlo de una manera que llama la atención de muchos, que te da una voz y te hace ser escuchado.

Un chico de playera de tirantes, bermuda y gorra volteada camina entre manifestantes ubicados sobre Reforma, una escena ya habitual en la Ciudad de México. Mientras él avanza, la cámara lo sigue hasta que nos damos cuenta que esa manifestación es una de tantas que se han hecho en el país para exigir justicia por los lamentables hechos que tuvieron lugar durante septiembre de 2014 en Iguala y tras los cuales desaparecieron 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. En medio del alboroto, ese muchacho expresa su descontento ante la precaria situación política y social que se vive desde hace unos años en México, lo hace como mejor sabe: con algunas rimas honestas, cargadas por igual de furia y honestidad. Esta primera secuencia resume perfectamente lo que es Somos Lengua y también captura su esencia.

De Aguascalientes a Monterrey, pasando por Guadalajara a la CDMX y otros rincones de la República Mexicana, el rap se hace presente de diversas maneras y tiene muchos rostros, desde aquellos que han visto a sus amigos morir en los barrios más peligrosos por peleas sin sentido y que al vivir en un mundo que no les deja encontrar su propia voz, esta ha llegado con las rimas, hasta quienes han logrado sobresalir en la escena para poder presentarse en lugares grandes e incluso coquetear de vez en cuando con la popularidad. Algunos de los raperos que vemos en este interesante documental simplemente quieren expresarse y no aspiran a ser famosos, mientras que otros buscan ir más allá y se vuelven más conocidos gracias a su trabajo constante en el que siempre es fundamental rapear con honestidad, sin olvidar tus raíces y teniendo claro de dónde vienes.

En cada una de las escenas de Somos Lengua, Kyzza Terrazas nos lleva a las calles y nos hace sentir lo que es vivir en el barrio. Por un breve momento estamos en esos lugares, familiares para algunos y desconocidos para otros, en los que las batallas de rap, las sesiones de break dance, las rimas, el scratch de un DJ con las tornamesas para producir sonidos, los MC’s –como se les conoce a los cantantes del género– y la cultura del grafiti callejero son el pan nuestro de cada día para muchos.

Siempre con la mentalidad de ser auténticos y de creer firmemente en lo que se está predicando, el grupo de raperos al que vemos en pantalla se sincera frente a la cámara, mientras aprovecha cada oportunidad para hacer lo que mejor sabe, usando sus voces para compartirnos su opinión acerca del país en el que habitan, de la violencia crecida con el paso de los años en el barrio, de lo difícil que es hacer lo que hacen, de las injusticias de las cuales han sido testigos, del coraje que se debe tener para salir adelante y de saber disfrutar la vida, a pesar de las adversidades que puedan presentarse.

“No sé tocar un instrumento y no sé cantar, yo lo único que sé hacer es escribir y rapeo como Dios me dé a entender”, afirma uno de los cantantes urbanos entrevistados, mientras que otro comparte que “el rap fue mi primera literatura, ese contacto con el lenguaje de una manera muy rítmica y muy fonética”. Con estos comentarios nos damos cuenta de lo que este estilo musical significa para quienes lo han adoptado como modo de vida y de cómo puede inspirar por igual sin importar el sexo, la edad, la clase social, el lugar de origen, el color de piel o cualquier otro factor, ya sea físico o social.

Con una narrativa sencilla, además de una edición ágil y una banda sonora con momentos musicales que llaman la atención, la película es una propuesta audiovisual que exhibe la realidad de una subcultura que actualmente, y desde hace años, es fácil encontrar en la Ciudad de México, así como en varios estados de la República. Hombres y mujeres utilizando el lenguaje del rap para liberarse de forma teatral, hasta cierto punto, en escenarios, calles, túneles, puentes, edificios y casas, estudios de grabación, bares, vagones del metro, foros con capacidad para recibir a cientos de asistentes y locaciones naturales al aire libre, raperos que están con sus familias y amigos compartiendo un poco de sus vidas diarias mostrando su autenticidad, todos saliendo adelante a su manera y siendo parte de esas notorias diferencias que encontramos a dondequiera que volteamos. Aquí les ha tocado vivir y, para ellos, así es el México mágico.

A un año de haberse presentado como parte de la programación del Festival Internacional de Cine de Morelia, Somos Lengua se estrenará en exclusiva en Cinépolis como parte de su “contenido alternativo”, se exhibirá únicamente del 10 al 16 de noviembre y podrá verse en 85 ciudades de los estados de Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato, Guerrero, Morelos, Estado de México, Hidalgo, Zacatecas, Michoacán, Baja California, Puebla, Veracruz, Chiapas, Campeche, Durango, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, San Luis Potosí, Jalisco, Sinaloa, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco y Oaxaca.

El rap es más que un género musical, se trata de un estilo de vida y una forma de pensar, algo que llevas en la sangre, la mente y el corazón, es parte de ti a partir de que lo encuentras y se convierte en lo que marca tu vida… Todo esto lo podemos entender mejor al ver Somos Lengua, un título recomendable para los fans del rap y para quienes quieran saber más acerca de su escena en México.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí