Alice está decidida; finalmente, después de siete años, les confesará a sus padres que es lesbiana. Ella vive en Rotterdam y todo parece ir de maravilla con su novia Fiona; hasta que un día, ella le revela que siempre ha sentido que es hombre y que quiere una transición. ¿Podrá su relación sobrevivirlo?

Platicamos con Valeria Vera y Pia Watson, las protagonistas de esta obra del dramaturgo inglés Jon Brittain y dirigida por Roberto Cavazos; una historia de aceptación, identidad de género y, sobre todo, amor.

¿Cómo llegaron a este proyecto?

Valeria Vera: Yo hice una lectura como hace un año, y desde que la leí y le eché el ojo, deseé estar aquí. Luego abrieron audición y afortunadamente me quedé.

Pia Watson: Yo también hice audición. En un principio hice lectura para Fiona, pero al final se quedó Val; luego hice casting con ella (Alice), hubo química y me quedé.

Sus personajes tienen distintos conflictos: Fiona, el estar atrapada en el cuerpo de una mujer; y Alice, tener que aceptar que su novia es transexual y se convertirá en hombre: Andrés. ¿Nos pueden hablar más sobre los conflictos de sus personajes?

Valeria: Fiona siempre ha sabido que es hombre, pero no lo ha llevado a cabo; por eso cuando decide transitar a Adrián, se detona todo. Muchos se quedan con el asunto mental, pero no lo ejecutan; a mí me pareció fascinante abordar eso: el conflicto de nacer en el cuerpo equivocado. Creo que aquí el personaje tiene la confianza de transitar porque lleva siete años con su pareja, pero no será tan fácil como cree.

Pia: El personaje de Alice propone varios conflictos: uno es el tema de identidad sexual y de identidad individual, ¿quién soy? Me parece fuertísimo que Alice lleve siete años viviendo el ser lesbiana sólo en su departamento, y que tuvo que huir de su país y de su familia para poder ser quien es, y es porque no se siente cómoda y porque está supeditada al tema social. Y el otro conflicto es por qué nos sentimos atraídos a quienes nos sentimos atraídos, ¿con qué tiene que ver?

Valeria, en el segundo acto vemos a tu personaje ya transformada en hombre, ¿cómo lograste esta transición, no sólo de voz, sino de actitud?

Valeria: Sucede… De verdad, yo no soy una actriz de método, nunca fui a una escuela de actuación; yo aprendí en las tablas y tuve grandes maestros y compañeros actores. Roberto, nuestro director, un día me dijo: “Vete a observar a los hombres”, y eso hice. Observaba cómo caminan, se mueven, observan, dónde tienen la energía. Yo hago mucha comedia y mucha farsa, y siempre he creado personajes mediante la voz; entonces me ayudó haber alojado a Adrián también ahí, en la voz. Cuando empezamos los ensayos me costaba mucho sentarme y caminar como hombre, ¡hasta que un día me sentí súper guapo! (risas).

Ésta es una obra no sólo pertinente, sino necesaria en los tiempos que vivimos por tratar la diversidad, la tolerancia y el amor… ¿qué mensaje les gustaría que se llevara el público?

Pia: Para mí el mensaje más importante de esta obra es el amor; también hay otros muy importantes: el respeto, la tolerancia y la búsqueda de identidad. Me gusta mucho de la obra que, aunque el problema de esta pareja es la identidad de género, es un conflicto que les tocó a ellos; pero cada personaje está buscando su identidad. Es un texto hermoso. Éste es un momento en que todo mundo parece aislarse de los demás y la obra es una invitación para hacer lo contrario, para respetar al otro; sea como sea, incluso si no sabe quién es. 

Valeria: Para mí ha sido un entendimiento de que el ser es informe y de que el cascarón no cuenta. Yo soy una mujer muy espiritual, pero cada vez me queda más claro que mientras más tengamos un sentido de separación, no vamos a lograr mucho; necesitamos entender que los seres humanos venimos para estar unidos, sin importar la forma. Eso es lo que Rotterdam tiene: un personaje cisgénero, una chava lesbiana, un personaje transgénero, o alguien con la identidad muy clara. Ahora necesitamos despertar, unir conciencias, y el teatro es un maravilloso vehículo para hacerlo…

ROTTERDAM, de Jon Brittain. Dir. Roberto Cavazos. Con Pia Watson, Valeria Vera, Luis Romano, entre otros. Foro Shakespeare, Zamora 7, Condesa. Miércoles, 20:30 horas. Loc. $300.  Boletos en taquilla y Ticketmaster al 53259000 Adultos. Hasta el 26 de julio. (Centro)

COMPARTIR
Artículo anteriorfestival vaivén
Artículo siguientetoni erdmann

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí