“La paciencia es la llave que nos hace abrir puertas desconocidas a nuestras percepciones cotidianas con las que estamos acostumbrados a relacionarnos interna y externamente”, tal es la primera invitación que nos hace el escritor Alberto Atala para penetrar en el maravilloso mundo de la paciencia en su primer libro, donde nos comparte de forma generosa una interesante interpretación que proviene del conocimiento adquirido en 18 años de meditación e introspección en la disciplina del budismo: “Este libro nace de una necesidad interna de extender mi conocimiento, de estas cosas que han sido tan positivas, que han hecho de mi vida algo tan significativo para comunicarlo y decidí que era a través de un libro… en él profundicé mucho en todas las perturbaciones de la mente, en las emociones aflictivas y en la meditación”, comenta.

El libro de la Paciencia es un ensayo que nos guiará en la práctica de la paciencia como herramienta eficaz para vencer al menos tres tipos de adversidad que más afectan nuestro camino al encuentro de una felicidad más genuina y duradera. ¿Cuáles son? La primera es el cuerpo: la adversidad interrelacionada con el estado físico como las enfermedades y los efectos del medio ambiente; la segunda está relacionada con la palabra: y no es otra cosa que la forma en que hablamos o nos hablan; la tercera es la mente que está relacionada de manera estrecha con nuestro continuo mental o psique que piensa y razona, recuerda el pasado y se proyecta a futuro.

Es un libro que se lee de manera ágil y amena, por la forma de manejar y redactar conceptos complejos sin hacerlo simple; la intención primera es ponernos un panorama muy alentador de los beneficios que nos trae el llevar una vida en donde podemos manejar el estrés y las situaciones adversas que se magnifican con el enojo. Manejarlas a través de la reflexión y meditación eficaz, práctica y cotidiana. Éste material es fruto de un proceso de investigación y trabajo de cuatro años. El prólogo fue escrito por Antonio Karam, quien a su vez es Maestro Raíz del autor. El libro consta de tres partes.

En la primera los ocho primeros capítulos conllevan un interesante trabajo de investigación bibliográfica acerca de la paciencia, temas como descubrir las ventajas de permanecer imperturbable, la paciencia como un remedio para contrarrestar las acciones destructivas y transformar la visión equivocada que tenemos de la realidad a través de una aproximación al conocimiento de la virtud de la paciencia.

En la segunda parte hay una explicación de cómo se puede llegar a meditar de forma seria sin llegar a los extremos que a veces se manejan y meditación seria y formal, el cómo interiorizar los temas a trabajar.

Y en la tercera parte podemos encontrar diez meditaciones aplicadas acerca de la paciencia, como una estrategia para dar y recibir. Esta obra es un regalo de amor, además, porque se plantea preguntas que abren la perspectiva como camino de reflexión y nos indica también el vínculo web para poder escuchar las meditaciones guiadas.

“Para mí la paciencia es el antídoto directo del enojo, una persona que se estresa y se enoja si tiene paciencia; se dice en el budismo que un solo enojo es comparable a un cerillo capaz de incendiar grandes porciones de bosque y la paciencia hace frente al manejo de la adversidad que provoca el enojo, y con cierta sabiduría te hace ser un ser inteligente, tener conciencia para no responder con enojo y te lleva a un estado pleno de realización como ser humano. Te da esa herramienta de salir adelante en la adversidad”, indica el autor.

El libro de la Paciencia nos invita a darnos cuenta de que somos creadores de nuestras circunstancias, por el placer de sentirnos con el poder del ser responsable de lo que uno crea en la vida. El budismo aspira a una felicidad auténtica que se basa en estar bien y en paz con uno mismo; la paciencia te conduce por el camino a la felicidad aunque no es el único, sin embargo, es un gran recurso.

El libro de la Paciencia lo podemos encontrar en librerías del Sótano, librerías del FCE, y en Amazon en formato digital. También es posible dar seguimiento al trabajo del autor a través del Facebook/El libro de la paciencia.

Para terminar, es importante decir que la paciencia no es pasividad, se trabaja en un nivel superior de conciencia en donde se trata de evitar caer en el conflicto que destruye, soltar el impulso del enojo y entrar en otra cordura. La lectura de este ensayo nos brinda un entrenamiento, y eso es una joya a valorar.

Museo Soumaya Polanco, Miguel de Cervantes Saavedra 303, Ampliación Granada. Lunes a domingo, 10:30 a 18:30 horas. Entrada gratuita. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí