Cuando Jean Cocteau escribió que “la imprenta Mourlot no dejaba de ser una fábrica de aristócratas” se refería a que en ella grandes artistas como Picasso y Matisse realizaban sus propios diseños, lo cual supuso para la época una de las propuestas más originales en la historia del arte moderno.

18344 LE CUBISME 1907-1914 1953 PICASSO PABLO REPRODUCCIÓN SOPORTE 74 X 51 CM

Y es que cuando Fernand Mourlot hereda la imprenta de su padre a principios de los años 20, no sólo las formas de hacer grabado cambiarían para siempre, sino que como director artístico de la imprenta  atraería a los grandes modernistas de su época para realizar litografías en color.

Maurice de Vlaminck y Maurice Utrillo estuvieron entre los primeros en ser contratados, aunque no pasó mucho tiempo antes de que al taller comenzara a llegar un número más amplio de creadores que incluyó, además de Pablo Picasso, a Alexander Calder, Georges Braque y Fernand Léger. Picasso sería quizá uno de los más prolíficos, pues de 1940 a 1960 realizaría más de 400 litografías.

Una selección de esas obras cuelgan ahora de los muros del Museo de Arte Carrillo Gil, como resultado de la visión que su fundador tuviera para armar una de las colecciones más importantes de arte en México.

MARC CHAGALL SIN FECHA SOPORTE 74.7 x 51 cm

Bajo el título: La mirada gráfica. Estampas modernas en la Colección Carrillo Gil, que comprende tres núcleos: La fábrica de aristócratas, La colección Carrillo Gil y Alvar Carrillo Gil, el público puede acercarse a una selección integrada por gráfica, carteles, estampas, litografías, documentos y libros.

El primer núcleo reúne 77 carteles de Matisse, Kandinsky, Braque, Picasso, Léger, Klee y Miró, la mayoría de ellos editados por Fernand Mourlot, quien a fines de los años 70 era uno de los siete litógrafos que quedaban en París y también el más reconocido.

“Trabajar directamente con los artistas más importantes de las vanguardias artísticas del siglo XX —comenta Carlos Palacios, curador de la exposición—, dio lugar a una ruptura en el diseño, que de ser básicamente informativo, logró establecer una relación entre texto e imagen”.

La muestra reúne casi la totalidad de carteles que posee el Museo Carrillo Gil, los cuales pertenecen a ediciones muy cortas, además de que la selección incluye por primera vez una serie de piezas recientemente incorporadas al acervo del recinto.

18051 SIN TITULO SIN FECHA KANDINSKY VASSILLY SERIGRAFÍA (TIRAJE 97_300) SOPORTE 54.3 X 37.7 CM

El segundo núcleo comprende grabados de algunos de los artistas europeos más importantes del siglo pasado como Georges Rouault o Jacques Villon, y serigrafías de creadores como Kandinsky, Klee, Picabia, Mondrian, Léger, Kupka, Herbin, Arp, Balla, Gleizes, Magnelli, Taeuber-Arp y Van Doesburg, entre otros.

El último núcleo reúne libros, revistas y correspondencias que dan cuenta de la pasión de Carrillo Gil por las artes gráficas, las estrechas relaciones que mantuvo con las más importantes galerías de arte del momento y los vínculos que estableció entre el arte europeo y su propia obra.

Una selección impresionante donde podrá conocerse una faceta poco conocida en el trabajo de artistas que hoy son íconos del arte internacional.

LA MIRADA GRÁFICA. Museo de Arte Carrillo Gil, Revolución 1608, San Ángel, 5550-3983 y 5550-6260. Martes a domingo, 10:00 a 18:00. Admisión $45; descuento a estudiantes, maestros y afiliados al Inapam; domingo y días festivos, entrada gratuita. Visitas guiadas previa cita ext. 103; lunes a viernes, 10:00 a 18:00 horas. * Acceso para silla de ruedas. (SUR)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí