La creación de un mundo sin cables -o witricidad- fue una de las obsesiones de este genio visionario, pleno de ideas y desbordante de ilusiones. Pero su patrocinador el banquero J.P. Morgan se encargaría de destruirlas por una simple razón: la transmisión de energía gratis – que era en lo que trabajaba Nikola Tesla- no iba a reportarle ningún beneficio.

tesla

El inventor lo entendería así “por muy elevados que sean los motivos que nos mueven, solo con ideas no se pueden levantar torres de sesenta metros”, refiriéndose a la Torre Wardencliffe, el primer eslabón de su Sistema Telegráfico Mundial Inalámbrico, uno de sus sueños.

El interés de este hombre por la electricidad inicio desde que era un niño, cuando al acariciar el lomo de su gato Macak salieron chispas. Intrigado quiso saber de qué se trataba y su padre le contestó que no era sino electricidad. Desde entonces Tesla dedicó su vida a investigar el origen de esta forma de energía y sus múltiples usos.

Cuentan sus biógrafos que en 1882 durante un paseo tuvo la visión del esquema de su motor de inducción polifásico. Porque así era como generaba sus inventos: los visualizaba en su mente de manera tan precisa que luego era capaz de realizarlos sin el menor error.

En torno a ello se han creado incluso algunos mitos como aquél que dice que se conservó célibe por el simple hecho de poder guardar toda la energía de su cuerpo para la invención, a pesar de que mujeres tan hermosas como la actriz Sarah Bernhardt, se rindieron ante su talento.

Lo real es que este hombre concibió la corriente alterna, la radio y fue pionero en tecnologías visionarias para su época como la robótica, los aviones de despegue vertical, las armas teledirigidas, las lámparas de bajo consumo, las energías alternativas y la transmisión inalámbrica de electricidad.

Nikola Tesla. El futuro me pertenece, es el título de la exposición montada en el Centro Nacional de las Artes con la intención de remarcar la vigencia de la figura de este genio incomprendido nacido hace 160 años.

Localizada en tres salas: Galería Central, Espacio Alternativo y Arte Binario, el recorrido incluye videos, posters, tiras cómicas, multimedia e interactivos que llevan al público de la mano por la vida y obra del científico, del showman y del hombre obsesivo que fue Tesla.

tesla2

En una de las salas, por ejemplo, se ha colocado una instalación que recuerda el experimento que hizo en su primer laboratorio de Colorado Springs: encender bombillas enterradas en el suelo gracias al poder conductor de la corteza terrestre.

En ese mismo sitio sabremos por las cédulas que además fue un hombre preocupado por la naturaleza y sus recursos no renovables:

“El carbón y el petróleo deben dejar de ser fuentes importantes en el sustento de la vida humana en este planeta. Debe tenerse en cuenta que la energía eléctrica obtenida mediante el aprovechamiento de una cascada es probablemente 50 veces más eficaz que la energía de los combustibles.

“Un modo mucho mejor de obtener energía sería el servirnos de los rayos del sol que golpean la tierra incesantemente…

“Sean cuales sean las fuentes de energía primarias que puedan haber en el futuro, debemos, para ser racionales, obtener energía sin consumir materia”.

Inmerso en su trabajo creador, Tesla se olvidó de seguir el ejemplo de Tomás Alva Edison, que supo promover sus inventos, y los de otros, comercialmente. El capitalismo no se lo perdonó y como la mayoría de los genios murió pobre y solo.

Más de un siglo después la figura de Nikola Tesla vuelve a hacer – a través de esta exposición- un llamado a la conciencia de la humanidad. Su futuro ya está aquí. ¿Qué procede ahora?

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí