arque4

Con la finalidad de abordar las complejas relaciones que se dan entre divinidad, humanidad y naturaleza, el autor tomó tres personajes femeninos grecorromanos para acercar al público al complejo sistema de signos y elementos que esa cultura utilizó para explicar el mundo que nos rodea. Se trata de Vesta, Proserpina y Leda, personajes mitológicos que ayudan a comprender la producción cultural de una comunidad íntimamente entrelazada por un complejo tejido de relaciones interconectadas. El artista inició el proyecto al revisar el acervo gráfico del Museo Nacional de San Carlos, con especial énfasis en las 72 láminas extraídas de L’Antiquité expliquée et représentée en figures del monje benedictino Bernard de Montfaucon las cuales representan poco más del diez por ciento del total de grabados que custodia el recinto. El documento da cuenta de la primera gran enciclopedia del arte antiguo (griego y romano principalmente), para la cual se imprimieron más de tres mil placas de grabados. La parte más importante fue encontrar, dentro de la propia colección del museo y en otras instituciones, las piezas que pudieran entablar un diálogo con los grabados mismos. Además se planteó una propuesta museográfica para hacer que, en la medida de lo posible, los visitantes, al recorrer el espacio de la Sala Manuel Tolsá del recinto, tengan una experiencia que complemente algunos de los temas que giran alrededor de cada una de las deidades o personajes de la exposición. Así, se transformó la sala en un círculo que recrea el templo de Vesta, la diosa del fuego doméstico. En ese templo permanecía el fuego sagrado que jamás debía apagarse, para lo cual seis sacerdotisas -seleccionadas desde niñas dentro de las familias más poderosas de Roma, y quienes debían permanecer vírgenes durante todo el período de sacerdocio, que duraba 30 años- tenían la obligación de cuidar la llama eterna. El otro personaje es Proserpina, hija de Ceres, diosa de los cereales y de Júpiter, quien fue secuestrada por el dios del inframundo. Gracias a los lamentos de su madre Júpiter mandó a Mercurio a interceder ante Plutón, y se logró que Proserpina regresara a ella, quien la recibió llenando de flores los campos. Proserpina habitará alternativamente dos niveles de la naturaleza: la superficie fértil y otra subterránea y obscura. Leda, es el tercer personaje. Seducida por Zeus, Leda, esposa del rey de Esparta Tindáreo, dio a luz a cuatro hijos: Helena y Pólux, inmortales e hijos de Zeus, y Clitemnestra y Cástor, mortales e hijos de Tindáreo. Museo Nacional de San Carlos, Puente de Alvarado 50, Tabacalera, 5566-8085 exts. 15 y 16. Martes a domingo, 10:00 a 18:00 horas. Visitas guiadas previa cita. Admisión $45. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí