Curador satisfecho con su selección, un cuadro de Franco Aceves Humana donde un sujeto parece observar una caja con gesto de aprobación, nos recibe en la entrada. Frente a la obra de Humana se encuentra un mural con una enorme pirámide con corona de rosas y a un lado una pintura de Vicente Rojo. Más adelante un personaje vestido a la usanza de los emperadores aztecas, mira hacia el horizonte. Es una pintura de Javier de la Garza.

Las obras son parte de las más de 200 piezas que conforman la muestra Arte para la Nación, que se presenta en la Galería principal de Palacio Nacional.
El recorrido es frío, casi helado, como parte de las medidas para conservar las obras que James Oles, curador de la exposición, ha seleccionado del acervo resultado del programa Pago en Especie de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Una tarea por demás titánica si se toma en cuenta que se trata de una colección que reúne miles de obras de más de 1,500 artistas que han participado desde 1957, año en que se instituyó el programa.

La muestra, considerada la más completa revisión de Pago en Especie desde su fundación, ha sido dividida en ocho núcleos temáticos que abordan temas como el pasado, el cuerpo, el paisaje y la ciudad, entre otros, que pueden resultar demasiados, pero no lo son tanto si se toma en cuenta el número de artistas: 104, según se lee en la cédula de entrada.

No es un recorrido cronológico y en él podremos encontrar nombres de artistas con una amplia trayectoria como Diego Rivera, José Chávez Morado, Raúl Anguiano, Vicente Rojo, Francisco Toledo Arnold Belkin, Carla Rippey, Betsabeé Romero, Jan Hendrix y Eduardo Abaroa, entre  muchos otros.

Casi a mitad del recorrido, una amplia sala lúdica se revela como lo más atractivo donde la obra de Alfredo Castañeda El que tenga oídos para oír que vuele, sirve de motivación para que la gente escriba en unas tarjetas de colores, grabadas con palabras como amor, mentiras, engaño, robo, tristeza, sexualidad, dinero, sus secretos en un intento catártico por liberarse.
A su vez, la pieza 1501201 de Fernando García Correa, invita al visitante a medirse, y con un hilo que sale de la obra enredarlo a una silueta de cartón sobre la que además deberá escribir cuál es uno de sus deseos más profundos.

Mirar esta selección, deja con la inquietud de conocer más sobre una colección que está cercana a cumplir seis décadas como resultado de un programa que da la oportunidad a los artistas plásticos de pagar sus obligaciones tributarias mediante la entrega de obras de su autoría, y que al mismo tiempo enriquece el patrimonio cultural de la nación.

PALACIO NACIONAL, Moneda 1, Centro Histórico. Martes a domingo, 9:00 a 16:30 horas. Entrada gratuita, previo registro en visitasalapatrimonio@hacienda.gob.mx (CENTRO)

COMPARTIR
Artículo anteriorEl Ultimo Duelo
Artículo siguienteSensualidad y Belleza

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí