“La colección nació en el año 2006 con un objetivo principal: el de hacer una colección de fotografía en México sin importar la trayectoria de los fotógrafos, pero bajo tres ejes: que fueran libros bien impresos; que pudieran tener una amplia difusión; y que no fueran una apología del fotógrafo”, cuenta el fotógrafo Pedro Tzontémoc.
El resultado ha sido la publicación de 30 títulos en una década. Ensayos fotográficos, que a decir de Alberto Ruy Sánchez, constituyen todo un reto para el artista de la lente. “El ensayo fotográfico exige distancia y empatía, coherencia e invención, ligereza y profundidad… no cualquier conjunto de imágenes relacionadas entre sí o de un autor sobre un mismo tema, constituyen un ensayo”.

La serie que abarca todo tipo de temáticas: paisaje, desnudos, vida cotidiana, ha sido publicada por la revista Artes de México en colaboración con la Secretaría de Cultura, y actualmente se expone en el último piso del Museo Archivo de la Fotografía.
“Cada libro tiene una característica particular desarrollada por la propia narrativa del ensayo fotográfico de su autor, y a partir de esta narrativa se busca a un escritor que tenga ciertas semejanzas con la propuesta visual”, comenta Tzontémoc, creador de Luz Portátil y curador de la presente muestra.

Así se han construido mancuernas como la de Eric Scibor- Rylski con José Luis Trueba en la serie Recámaras con vista, donde éste último ha escrito: “Entrar a la recámara de otro es atrevido: ahí, a diferencia de lo que ocurre en otros espacios de la casa, no está lo que se quiere mostrar, sino aquello que se desea o necesita ocultar”.
O como la de Francisco Kochen y Lyda Cacho, El silencio es nuestro: “Yo voy donde quiera. Como costuro mis ropas, tejo mi futuro”. O Historias en la piel, de Federico Gama y Elmer Mendoza.

De tal manera que el público al visitar la exposición no sólo mira una imagen, sino que encuentra una reflexión o un sentimiento escritos en prosa o en poesía.
“Los escritores pueden hacer lo que quieran, siempre partiendo del ensayo fotográfico. Entonces, cada libro de Luz Portátil en realidad son dos obras: la de un fotógrafo y un escritor, lo cual multiplica los esfuerzos de difusión; porque si las personas vinculadas a la fotografía adquieren un libro, pueden descubrir algún escritor que quizá no conocían, y viceversa”.

En el recorrido, el visitante podrá además encontrar fragmentos de otros libros como Realidades y deseos: Susana Casarin/ Arnoldo Kraus; El mundo increíble: Dominic Simmons/ Mario Bellatin; Lo que el mar me dejó: Lourdes Almeida/ Sealtiel Alatriste; Locales: Gala Narezo/ Elena Poniatowska; Rituales: Cristina Kahlo/ Verónica Murguía;  El campo del dolor: Lorenzo Armendáriz/ Neyra Alvarado; Arqueología urbana: Ernesto Ramírez/ Fabrizio Mejía Madrid; El espacio de pronto es escenario: Aurelio Asiain; Todo ángel es terrible: José Antonio Martínez/ Ethel Krauze; Laberintos caligráficos: Maritza López/ Naief Yehya; y Cartografías: José Luis Trueba/ Tatiana Parcero, entre otros.

COLECCIÓN LUZ PORTÁTIL. DIEZ AÑOS. Museo Archivo de la Fotografía, República de Guatemala 34, Centro Histórico. Martes a domingo, 10:00 a 18:00 horas. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí