La obra de este artista, quien vive y trabaja en México, se centra en su identidad como mexicano-estadounidense. Hijo de padres inmigrantes en Estados Unidos, experimentó esa dualidad desde niño, al establecerse en Guadalajara en 2003. Sus esculturas, pinturas, instalaciones y cerámicas hacen referencia a la cultura mexicana, tanto tradicional como contemporánea.
 Serpiente emplumada y otros festejos es una instalación que tiene como figura central al quetzal, símbolo del nacionalismo en la década de los 70 y ave emblemática en la historia de México, además de despertar en el artista una fascinación personal. En busca de esta ave, ancestralmente rodeada de un sinfin de mitos, Sarabia realizó un viaje a la reserva de la biósfera El Triunfo, en Chiapas, donde, a partir de intercambios con habitantes de la región, pasó por sus manos una pluma de quetzal proveniente del mercado negro.

Al tomar esta y otras experiencias que se desencadenaron desde ese momento, Sarabia planteó en este proyecto un homenaje al arte plumario. El conocido Penacho de Moctezuma fue confeccionado no sólo con plumas de quetzal, sino además de las otras tres aves que figuran en este festejo: cotinga azul, cuco ardilla y espátula rosada. La instalación incluye también representaciones de la ceiba, árbol sagrado para las culturas prehispánicas y comúnmente plantado en las plazas de sus ciudades, el cual fue, según una de las leyendas del Popol Vuh, morada para los dioses, que la habitaban en forma de quetzal.

De este modo, las ceibas introducen en la instalación la danza de personajes espirituales y deidades enmascaradas, que aluden a nuevas mitologías y rituales alrededor de la guarida de estas aves.
 
Serpiente emplumada y otros festejos es un montaje sugerente en torno a una colección de taxidermia que reúne cerca de 300 aves en peligro de extinción, entre las que se encuentra el quetzal.

Museo Tamayo Arte Contemporáneo, Paseo de la Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec. Martes a domingo, 10:00 a 18:00 horas. Admisión $60. (CENTRO)

COMPARTIR
Artículo anteriorMañana
Artículo siguienteTe Prometo Anarquía

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí