Con el arribo de los europeos a América también venían los libros, muchos de ellos “desnudos” y otros más encuadernados pero maltrechos por el largo viaje, por lo que tuvieron que ser reparados, lo que dio origen a este oficio en México antes de la llegada de la imprenta a América, en 1539.

la-encuadernacion-en-mexico-2

Los orígenes y el devenir de este oficio en nuestro país son abordados en la presente exposición integrada por más de 50 piezas originales y réplicas de encuadernaciones históricas, en formatos grande, mediano y pequeño; además se recrea un pequeño taller del siglo XVIII con herramientas propias de este trabajo. Martha Romero, curadora de la exposición, comenta que

hay registro de un taller de encuadernación dentro del Colegio Imperial de Tlatelolco que estuvo a cargo de franciscanos, donde los indígenas aprendieron y ejercieron la encuadernación. El tipo de encuadernación responde a diversos factores, que van de los materiales y herramientas disponibles en el lugar de ejecución, a las prácticas de lectura de una sociedad

la-encuadernacion-en-mexico-3

Las encuadernaciones finas –comenta la curadora de la exposición: Martha Romero– han tenido suerte a lo largo del tiempo; precisamente por estar muy decoradas, han sido respetadas. Actualmente se tiene más conciencia del valor documental e histórico de esta parte del libro, porque además de proteger, aporta información sobre los usuarios, las prácticas de lectura, el mercado del libro y el comercio de este oficio

La exposición se divide en ocho núcleos temáticos con una secuencia cronológica, que inicia con un breve contexto histórico de la tradición europea de encuadernación, para dar paso al arribo de los españoles al Nuevo Mundo en el siglo XVI, hasta llegar a la importancia que cobraron los libros como herramientas indispensables en la conformación de una identidad nacional y su necesaria masificación. En el primer apartado: La encuadernación: el oficio que llegó al Nuevo Mundo en barriles (siglo XVI), se explica que los primeros libros que llegaron al continente americano fueron aquellos que acompañaron a los conquistadores y misioneros en su viaje. La encuadernación en pergamino flojo fue la más popular en Europa y en México desde el siglo XVI hasta finales del XVIII, que consiste en proteger el cuerpo de la obra con un trozo de pergamino doblado para ajustarlo a su tamaño. Un oficio que se adapta a cualquier época (siglos XVII y XVIII) es el segundo apartado, el cual revela que a partir de la imprenta se aceleró la producción del libro y que con el uso de papel en lugar del pergamino para las hojas, los costos bajaron y se llegó a más lectores.

la-encuadernacion-en-mexico-4

La transición de un oficio manual a uno industrial (siglo XIX) es el tercer apartado, y da cuenta de cómo el libro se produjo a gran escala y bajo costo, en tanto que el proceso de la encuadernación se industrializó más tarde. Se minimizó el uso de la piel como material de recubrimiento para encuadernaciones en tapa dura y se dio paso a otras más baratas con tela y papel. En México se optó por la percalina, precursora del keratol, común hoy en día. Otros núcleos temáticos son La encuadernación en la época de la industria editorial (siglos XX y XXI); La vocación y la devoción presentes en el oficio del encuadernador; Un soporte para conservar los recuerdos: el álbum fotográfico, donde destaca el de Maximiliano de Habsburgo y de la emperatriz Carlota; y La encuadernación, un oficio con mucha influencia y tradición, en el que se exponen piezas de encuadernadores mexicanos de obras de Shakespeare, Cervantes y Garcilaso de la Vega.

Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, 4040-5206. Martes a domingo, 9:00 a 16:30. Visitas guiadas previa cita, 9:30 a 15:00 horas a grupos escolares. Admisión $64; estudiantes, maestros, afiliados al Inapam, domingo y días festivos, entrada gratuita. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí