Exposición que reúne alrededor de 30 piezas, de 11 artistas, entre pintura, instalación, música, fotografía y escultura. “Se trata de una muestra muy contemporánea y moderna, fácil de leer, que toma y tiene de todo; que arriesga y muestra todas las tendencias del arte”, comentó el director de la galería y curador de la muestra, Aldo Flores. “Hay obras -agregó Flores- de Philip Bragar; de Jazzamoart, quien es el gran mago de la pintura; de Óscar Delgado, joven que apenas está ‘naciendo’; y de Beatriz Cruz, fotógrafa autodidacta. Además de piezas de Alejandro Lavanderos, que es muy kinético, técnico y tecnológico; de Rubén Rosas, uno de los mejores artistas que hay en el mundo con obra muy pura; y de Antonio Sáinz, un gran dibujante cuyo trabajo es cero comercial y aquí nos sorprende con pintura fluorescente que parecen cajas de luz”.

Algunas de las piezas que el público encontrará en la exposición son Luz propia, de Antonio Sáinz; Hábitat etéreo, de Alejandro Lavanderos; Click, de Óscar Delgado; Caiga quien caiga, de Gerardo Rivera Kura; y Ofrenda, de Rubén Rosas. Además de Uccello, de César Rangel; Jazz en Tenochtitlan, de Jazzamoart; 25 52, de Philip Bragar; Bunny Galiano, de Octavio Moctezuma; Para Cuba, de Beatriz Cruz; e Intervención en rojo, de Aldo Flores. Sobre Click, Óscar Delgado detalló que se trata de una pieza tridimensional que dialoga y rescata el arte puro: “Es una obra con tres vistas que retoma lo que es el trabajo y esfuerzo que se hizo para la reconstrucción de este edificio”.

En tanto, Alejandro Lavanderos comentó que Hábitat etéreo es una obra que mezcla escultura, fotografía e instalación, creada ex profeso para el edificio, donde se reflejan sentimientos y pensamientos, y busca generar en el público una sensación de transformación: “Es una pieza que está construida por dos partes, una externa y otra interna, que abordan el tema de la dualidad, tanto en la gama de colores como en los materiales. Es una obra con muchas lecturas, que habla, entre otras cosas, de lo que está deteriorado, de la belleza, de tal y como somos cuando estamos desnudos, sin luces, sin adornos”.

Sobre Uccello, César Rangel dijo que es una pieza que mezcla escultura y dibujo que “remite a la posibilidad del vuelo y del nado. Es una metáfora, símbolo, de la unión y complementariedad de los contrarios: lo poderoso, pesado y fuerte, con lo ligero, débil y frágil que es lo que se hizo al intervenir este edificio”.

Galería Salón Dés Aztecas, República de Cuba 52, Centro Histórico. Lunes a viernes, 10:00 a 18:00 horas. (CENTRO)

COMPARTIR
Artículo anteriorjason bourne
Artículo siguienteGotham

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí