La monumental pieza fabricada en madera de pino y tubos de acero integrada por seis triángulos egipcios, recibe ahora a quienes se internan en el recinto museístico también diseñado por el arquitecto mexicano.

teodoro-gonzalez-de-leon-2

El proyecto escultórico se apoya en una base de dos triángulos de cristal, uno rojo y otro negro, los cuales, como un espejo, reflejan el espacio interior de la escultura. Los dos grupos de tres triángulos se unen entre sí a través de 12 tubos de acero, apoyados en seis nodos de la hipotenusa, que dan forma a un paraboloide hiperbólico, el cual otorga la sensación de un túnel que puede ser recorrido por el público. La proyección, el diseño y la construcción de la pieza resultó un reto desde el punto de vista arquitectónico y de ingeniería, con el fin de lograr la estabilidad de las armaduras en posición angulada y que pudieran unirse entre sí.

La propuesta de Teodoro González de León resulta lúdica en especial para los jóvenes que aprovechan para tomarse selfies o retratos mientras recorren la obra. La muestra puede apreciarse hasta al 30 de octubre, y están programadas actividades paralelas como visitas guiadas, recorridos por edificios del arquitecto Teodoro González de León y talleres para todo público. La programación está disponible en el sitio web del recinto

Museo Tamayo Arte Contemporáneo, Paseo de la Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec. Martes a domingo, 10:00 a 18:00 horas. Admisión $60. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí