Humor, aventura y la invitación a reír es lo que tiene el espectáculo Mi Abuela Flamenca, que se estrena el viernes 28 de abril en el Lunario del Auditorio Nacional.

“Este montaje es una invitación a cantar y bailar, pero al mismo tiempo para aprender a respetar las diferencias”, explica la maestra Lourdes Lecuona, quien desde hace dos años comenzó a preparar esta propuesta de danza y música que tiene como protagonista a una niña llamada Marianela, quien un día junto con su abuela Pilarica descubre las maravillas del baile.

Marianela y su divertida abuela viajan por España para conocer un poco de los ritmos como el bolero, el flamenco y las danzas españolas. En este viaje imaginario invitan a reflexionar sobre la importancia de respetar a los demás y, sobre todo, a valorar las experiencias de los abuelos.

Marianela vive en una provincia de España y al igual que muchos otros niños y niñas de su edad, crece en este mundo de tecnología donde el internet se convierte en prioridad; pero un día su abuela, que es muy alegre y salerosa, abre un baúl de donde sale la magia. Marianela, al ver prendas y escuchar anécdotas, descubre el gusto por la danza, y del abuelo aprende el sabor del canto y la música.

Mi Abuela Flamenca fue creado para niños de preescolar, pero por su colorido atrapa a chicos y grandes. Y durante 45 minutos, a través de las danzas españolas y flamencas se conoce un poco de la cultura de este país ibérico”, dice la maestra Lecuona, quien agrega que con este espectáculo ameno, lúdico y divertido celebra tres décadas de la Compañía Caña y Candela Pura.

“Con el arte se abren ventanas por las que se descubre el encanto de la música y de la danza, ya que los adultos hemos fallado a los niños al no acercarlos aún más al arte y a los deportes; de hacerlo, tendríamos una mejor sociedad que impulse el talento y, al mismo tiempo, los valores”. La maestra Lecuona considera que este espectáculo ha sido el más difícil de los que ha producido porque son muchos los mensajes que se transmiten, como el compartir y poder decirles a los abuelos que son muy valiosos. Otro de los mensajes es el respeto a los animales. Así, entre canciones y bailes, invita a cada familia y a cada persona a trabajar en su núcleo para crear un mundo de alegría, convivencia y tolerancia.

Este espectáculo termina con un rumbatón inspirado en un poema que compuso para su nieto. Pero antes se disfrutan de las danzas más emblemáticas de España en ritmos de  flamenco, que es muy solemne. También se presenta un flamenco ligero con sonidos de panderetas y castañuelas, sin olvidar los pasos dobles. Estos arreglos fueron hechos por Lolo Jiménez.

El espectáculo de Mi Abuela Flamenca, después de esta presentación en el Lunario, se puede disfrutar en el Festival del Día del Niño que realiza Alas y Raíces y después llegará a los pequeños en el programa de Música y Danza Escolar.

MI ABUELA FLAMENCA. Lunario del Auditorio Nacional, costado poniente del Auditorio Nacional, frente al Campo, Marte, Bosque de Chapultepec (Metro Auditorio), 9138-1350 ext. 1202. Viernes 28 de abril, 18:00 horas. Loc. $230. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí