El Bosque de Tlalpan es uno de los pocos pulmones que quedan en nuestra ciudad, considerado área natural protegida, lo que alguna vez fue el Parque Nacional del Pedregal.

Chicos y grandes al llegar a este espacio pueden disfrutar y aprovechar la oportunidad de hacer ejercicio, convivir o simplemente conocer este lugar que alberga la Casa de Tlalpan, donde se llevan a cabo diversas actividades culturales.

Forma parte de la Reserva Ecológica del Pedregal, ubicada al sur de la Ciudad de México, colindando con el cerro del Ajusco y también  vecino del centro comercial Perisur.

Con  una extensión de 252 hectáreas, está compuesto de lava volcánica y por su riqueza ambiental fue declarado Zona Natural Protegida en 1997. Entre sus árboles de pinos, encinos, eucaliptos y oyameles, conviven 206 especies de flora, entre las que destacan aquellas con estatus de protección, como son el colorín (Eritrina coralloides), el fresno (Fraxinus uhdei), la palmita (Furcraea bedinghausii) y una especie de orquidea (Bletia urbana). Entre su fauna se encuentran tlacuaches, ardillas, diversas aves, serpientes y el cincuate.

Quien llega a este bosque, que recibe mensualmente a más de 100 mil visitantes, además de oxigenar sus pulmones, puede realizar actividades lúdico-recreativas como correr en su pista, divertirse en los juegos infantiles o en el gimnasio al aire libre. Este lugar tiene también un teatro, zona de comida, mirador, vivero, comedor y kioskos listos para recibir a los paseantes.

Estos terrenos, hasta 1968, pertenecieron a la empresa Fábricas de Papel Loreto y Peña Pobre S.A.; luego fueron adquiridos por el Gobierno del Distrito Federal para establecer un parque-zoológico que funcionó hasta 1988. Desde entonces es considerado un espacio de gran importancia biológica, por tener una superficie que garantiza la conservación y protección de servicios ambientales como la captura de carbono, la infiltración de agua, el control de la erosión y la conservación de las especies de flora y fauna nativas de la reserva ecológica de San Ángel.

En el Bosque de Tlalpan se realizan una gran cantidad de actividades, desde deporte y recreación, hasta carreras, fiestas infantiles, cursos de verano y actividades ecológicas.

La Fundación Lince es una Sociedad Civil que desde el 2007 ha llevado diversas actividades de educación ambiental en el Bosque de Tlalpan, tales como el Curso de Verano Animal Kids, las Fiestas Infantiles Animal Kids Adventure y las Visitas Escolares de Educación Ambiental, para concientizar a los niños sobre la importancia de los bosques, la deforestación, el calentamiento global, la importancia de la biodiversidad en nuestro país y de los animales en peligro de extinción.

Los programas de educación ambiental están respaldados por la Comisión Nacional Para la Biodiversidad (CONABIO).

Así es que durante estas vacaciones de invierno, aprovecha tu tiempo libre para visitar o conocer el Bosque de Tlalpan.

PARQUE NACIONAL BOSQUE DEL PEDREGAL. Camino a Santa Teresa esquina Zacatepetl, Tlalpan,  5606-3980, 5483-1500; bosquetlalpan.org.mx Lunes a domingo, 5:00 a 17:00 horas. Estacionamiento. Metrobús Villa Olímpica. (Sur)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí