En la Nueva España del siglo XVIII, un actor: Divino Pastor Góngora, es perseguido por la Inquisición y termina en prisión; pero, sin que decaiga su espíritu, este histrión se dedica a compartir sus vivencias como actor, y también como hombre enamorado y sensual, haciendo cómplice a la audiencia.

Platicamos con José Sefami, el protagonista de la obra escrita por Jaime Chabaud hace 17 años, en el 2000, y que no pierde vigencia.

La obra es del mexicano Jaime Chabaud, ¿le parece importante en estos tiempos, escenificar, y dignificar, el teatro hecho en México?

Por supuesto, siempre ha habido un movimiento teatral en México que creo vale mucho la pena, y hay dramaturgos de muy alto nivel, como Jaime Chabaud. Montar obras mexicanas es importante, y más, cuando tienen esta trascendencia, pues Divino Pastor Góngora es una obra que se ha montado en muchos países y que ha sido traducida a muchas lenguas; es una obra con mucha fuerza.

¿Cómo fue el trabajo de mesa bajo la dirección de Mauricio García Lozano?

Fue un trabajo delicado, empezamos por un análisis del texto a profundidad y vimos de qué manera íbamos a abordar el texto. Fue un trabajo fuerte e intenso, pero también bonito, porque vas descubriendo todo lo que hay detrás.

Este es un actor de la Nueva España que en su celda relata sus vivencias; entre ellas, las figuras que influyeron en su carrera, ¿qué maestros o personas influyeron en su propia carrera?

Varios maestros, cuando empecé a hacer teatro mi maestro era Enrique Atonal, que ahora vive en París, y posteriormente también tuve a José Caballero y Ludwik Margulis, tuve maravillosos maestros.

Si usted se encontrara en la misma posición de su personaje, y pudiera hablar sobre su quehacer escénico, ¿qué contaría?

Hablaría sobre lo placentero que es hacer teatro y cómo tener disciplina es fundamental en esta profesión; pero es una disciplina muy gozosa.

Divino Pastor tuvo éxito y fama, pero ahora ha tenido que encontrarle un nuevo sentido a su vida dentro de la cárcel, ¿qué motivaciones cree que pueden ayudar a un actor cuando pasa un momento difícil en su carrera?

Les diría que hay que regresar a los orígenes; al momento donde uno se prepara y donde tiene libertad absoluta. Cuando trabajas con libertad, y entiendes que la razón de tu trabajo es poder interpretar personajes que te den vida; puedes estar en cualquier lado.

Divino Pastor continúa siendo actor, y actuando, aún dentro de la cárcel, ¿a usted le parece difícil separar al actor, del hombre, en la vida cotidiana?

Es una manera de vivir; ser actor es una forma de ser y de comprometerte con el trabajo que desarrollas. Tienes una vida como la de cualquier otro ser humano; pero la diferencia es que tenemos un tipo de trabajo diferente, que a mí me gusta porque me hace sentir libre.

¿Por qué le gustaría que el público de tiempo libre fuera a ver esta obra?

Por qué se van a divertir, y porque para poder comulgar en un espectáculo, se necesita de una audiencia. Además, esta es una obra que crea conciencia sobre muchas cosas.

DIVINO PASTOR GÓNGORA, de Jaime Chabaud. Dir. Mauricio García Lozano. Con José Sefami. Centro Cultural del Bosque, Teatro El Galeón, Paseo de la Reforma y Campo Marte, Chapultepec-Polanco. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $150. Venta en Ticketmaster al 53259000 (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí