Eros y Thanatos, seis obras breves para comer a bocados, es una apuesta escénica en donde seis autores mexicanos noveles exploran la profundidad de la naturaleza humana y nos invitan a degustar una cocina nómada que nos hace correr desnudos sobre el deseo, el tiempo implacable, el erotismo, la muerte, el amor y el misticismo.

El proyecto es un esfuerzo integral que inicia desde un taller de dramaturgia, en el que se van tejiendo las letras, la vida, las historias para parir lentamente obras de formato corto que encontrarán la vida en escena. Bajo la coordinación de Gabriela Ynclán, Álvaro Espinosa y Artemisa Téllez, el espacio gourmet Pan y Circo transforma su atmósfera gourmet y ante nuestros ojos se desliza un catering a dos tiempos.

El primer tiempo corre bajo la dirección de Gabino Hernández: Diagnóstico, de Paola Patchen, donde dos mujeres encerradas en un psiquiátrico nos despojan de las batas de cordura y funden sobriedad y locura al abrir esa puerta de salida que nos regresa hacia nosotros mismos. Solo quería ser Rockstar, de Mario Ramírez, un monólogo descarnado que confronta nuestras cicatrices, el insomnio, la enfermedad y la soledad que a todos nos espera a la vuelta del camino, en donde el tiempo que todo borra, nos coloca de nuevo en el desolado punto de partida. Colorado River, de Artemisa Téllez, un lugar al que solo se accede viajando en un barco de deseo, con el tiempo en contra para la vida, la sensualidad, el erotismo y la soledad del amor.

El segundo tiempo se convierte en un ir y venir de historias en lazadas por la dirección de Jorge Valdivia: Juego de espejos, de Álvaro Espinosa, juega con las bajas pasiones: el incesto, el amor, las complejidades del alma, porque ningún destino es definitivo, nos reflejan espejos que guardan celosos nuestra historia, bocanadas de aire que liberan y nos enfrentan con nuestro caos interior. Niña Ámbar, de Claudia Espinosa, nos traslada a un espacio onírico en medio de la sierra purépecha en donde las voces cautivas del cerro salen de tiempo en tiempo del fondo de la barranca, y nos obligan a mirar con la humedad, el lodo y los ojos de las ánimas el feminicidio, el suicidio y el halo místico que les permite permanecer atrapados en el inconsciente.  Galería, de Atzin García, nos acompaña a recorrer una exposición particular en donde la vida sucede a través de lienzos que nos develan el arte de morir de placer y sinsentido, es una invitación a recorrer nuestra galería interior, donde, tarde o temprano a todos nos tocará cerrar la puerta.

En el escenario Ana Laverde, Elsi Yamel, Alicia Labra, Miguel Ángel Santamaría, Gloria Andrade, Álvaro Espinosa y Saúl Ríos se desbordan en un vaivén de vida, muerte y humanidad y nos acompañan en un viaje conmovedor que nos conecta con lo más escondido de nosotros mismos en un tiempo aproximado de dos horas, que pasan sin sentir.

La invitación es para ser parte de esta experiencia de los sentidos, los domingos, 19:00 horas, hasta el 25 de junio. En un espacio nuevo, en el corazón de la colonia Roma.

PAN Y CIRCO, Álvaro Obregón 160, Roma Norte. Domingo, 19:00 horas. Hasta el 25 de junio. Donativo sugerido $180 + consumo. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí