Vivir cada día al máximo

Platicamos con Paola Gómez, protagonista de Papi, Piernas Largas, obra que se presenta los miércoles a las 20:45 en el Teatro Milán.

Vivir en el presente es una tarea que pocas veces realizamos con conciencia; sin embargo, para Jerusha Abbott, este es el secreto de la verdadera felicidad.

Jerusha es una inquieta joven cuya capacidad de escritura sobrepasa a la de cualquiera de sus compañeros en el orfanato John Grier, lugar donde ha permanecido desde su nacimiento.

Cierto día, un giro del destino y su pasión por las letras, confabulan para lograr su gran sueño: que un misterioso benefactor la apoye para asistir a la Universidad y así convertirse en escritora y publicar una novela.

Basada en la obra de Jean Webster, Papi, Piernas Largas es un recorrido musical por una amplia gama de sentimientos que cualquier persona podría experimentar al conocerse a sí mismo, dentro del cual seguramente el público quedará cautivado.

“Jerusha es una mujer que no se le raja a la vida; al contrario, le pone la cara”, asegura Paola Gómez, protagonista de la puesta en escena que reestrenó su segunda temporada a principios de diciembre.

Aunque cuenta con amplia experiencia en el teatro musical -ha permanecido ocho años y medio en Mentiras, además de participar en Verdad o reto-, para Paola el proyecto ha representado un desafío vocal y actoral.

“Es una partitura muy complicada, a la cual hubo que hacerle algunos ajustes para adaptarla a mi voz”, menciona la actriz.

Ambientado en la Nueva Inglaterra de principios del siglo XX, el montaje se realizó durante dos meses, conjugando talento en escenografía, música y vestuario, lo cual le da un valor significativo a la pieza.

“Vi la obra en Nueva York hace algunos años y me gustó mucho; luego me hicieron la invitación para participar. Lo que Jerusha le enseñó a Paola es a disfrutar de esos pequeños instantes, sin ajetreo. Lo bueno es todo lo que tenemos”, añade Gómez.

Después del éxito de la primera temporada, confiesa que recomenzar significó volver a ajustar, lo cual requirió de tiempo, paciencia y disciplina, elementos claves en el teatro musical.

Con respecto a la reciente pérdida de la actriz Maru Dueñas, directora original de este montaje, la actriz exaltó sus cualidades: “Ella fue un gran pilar para que todo sucediera, hizo esta obra parte de su vida; tuvo paciencia, era específica y muy divertida con nosotros.

“Nos queda todo el amor que puso en Papi, Piernas Largas. En la primera función me regaló un libro, del cual hace alusión el texto. Confieso que, en la primera representación de esta segunda temporada, al llegar a esa parte, me quebré”.

La vida no siempre es dulce, y luego de lo que vivió la actriz, el mensaje de esta puesta parece más pertinente que nunca: “Hay que disfrutar el hoy; este segundo y lo que sucede ahora”, enfatiza Paola.

Así, junto a Óscar Acosta, invita al público cada miércoles a darse un respiro dentro del caos citadino con una historia que resultará como un “abrazo al corazón”: “Van a salir de la función hinchaditos de amor”, finaliza.

PAPI, PIERNAS LARGAS. Con Paola Gómez y Óscar Acosta. A principios del siglo XX, la joven Jerusha Abbott, criada en un orfanato, tiene pocas posibilidades de que su futuro sea brillante, hasta que un benefactor (a quien apoda “Papi, Piernas Largas”) le otorga una beca por la habilidad que demuestra en sus ensayos. El misterioso benefactor sólo pide una cosa: una vez al mes, debe escribirle una carta contándole de su vida. Teatro Milán, Lucerna 64, Juárez. Miércoles, 20:45 horas. Locs. $350 y $400. Adolescentes y adultos. Hasta febrero. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí