Conviértete en Publívoro este 28 de mayo

a partir de las 8 de la noche

en el Teatro Metropólitan

Portada

Regresa La Noche de los Publívoros, son 20 años ya y nos convoca a ser parte de una noche ritual: porque desde el principio de los tiempos los hombres se juntaban en tribus para compartir, proteger, transmitir sus valores. Porque los rituales, desde una ceremonia de iniciación, un sacrificio, hasta un rave, han sido y siguen siendo momentos de reencuentros, de comunión colectiva. Porque algunos de nosotros devoramos imágenes y sonidos de todo el planeta con la misma ansiedad con la que otros respiran, desde hace dos décadas, aquí en México, los Publívoros (o devoradores de publicidad) nos encontramos una vez más el último sábado de mayo para una extraña ceremonia, una orgía visual, un banquete voraz y antisolemne, un ritual fuera de lo común.

La noche de los Publívoros, es más que un espectáculo. Por lo regular pensamos que ir a Publívoros consiste en ir a ver los mejores comerciales del mundo. Es mucho más que eso: no es un simposio de mercadotecnia, no es una conferencia sobre publicidad. Es una manera de decorar el mundo a través de 400 mini historias, en donde no se observan solamente los mejores comerciales, los que ganan premios con súper producción y espectaculares, claro, los vemos, pero también se da espacio a comerciales que no son tan reconocidos y que, sin embargo, es importante verlos, por ejemplo, los comerciales japoneses: “Japón es un país como de otro planeta, con tanto avance digital y ver sus comerciales que, súper cursis, no cuadran con un Japón que podríamos imaginar inmerso en tecnología y robótica. Esa manera de proyectarse ellos mismos a través de sus comerciales es todo un viaje. O ver comerciales de países que quizás no ubicamos bien en el mapa como Mongolia y países africanos, que quizás no ganen premios porque en realidad tienen otras prioridades en sí mismos, en sus políticas, en su sociedad o economía y sin embargo, son parte de nuestro planeta. Ver estos comerciales que no son de los mejores en producción es muy interesante ver eso también” nos indica Romain Greco, el responsable de que la magia suceda. “No se trata de ver siempre lo más espectacular sino lo que se hace en otras partes del mundo que nos reflejan cultura. Comerciales raros, chistosos, malos o incomprensibles. Y ofrecer dentro de Publívoros, que es una gran fiesta, un espacio también de reflexión a través de los comerciales de campañas sociales. Comerciales que nos muestran lo bonito del mundo lo mentiroso, lo irritante y lo creativo” finaliza.

El lazo que nos une va más allá de códigos sociales, trasciende las fronteras virtuales y físicas. Pero que los publicistas y los especialistas en comunicación no se vayan a equivocar, lo que hacen los Publívoros es jugar con sus redes, abrazar sus marcas porque nos ayudan a reconocernos entre nosotros, tratar de reinventarse en cada instante.

Los eslogan publicitarios han sustituidos a los antiguos gritos de guerra de nuestros padres: hasta la victoria siempre, el pueblo unido. Los Publívoros creen que la rebeldía que los caracteriza seguirá siendo la fuerza.

Mientras tanto, celebremos juntos una vez más la diversidad a lo largo de esta noche única: la cita será el próximo 28 de mayo; una invitación a subir a una montaña rusa de emociones. Experimentar el asombro ante lo bello, lo espectacular, lo gracioso y lo humano. Imagínense rodeados de cerca de 3 mil personas que al mismo tiempo aplauden, abuchean, ríen, comparten.

Para que se vayan emocionando: en una larga noche tendremos la oportunidad de observar publicidad y comerciales increíbles: habrá un especial de Star Wars en la publicidad; campañas sociales: donación de órganos, racismo, cáncer, educación; otra mirada al futbol, comerciales de países asiáticos, africanos y otras rarezas; la promoción del cine a través de comerciales; aseguradoras, muebles, condones, ropa interior; Cartier, Vuitton, Chanel: historias de lujo y glamour, cosas de nuestro planeta maravilloso y en peligro (BBC, WWF); los orgasmos según MTV; desodorantes provocadores; Wim Wenders dirigiendo para gafas de sol; fast food y grandes ideas; ejemplos de cuando la diversidad enriquece en lugar de dividir; volcanes que avientan pétalos de rosas (Sony) o armas que disparan cupcakes; comerciales en los que nunca supimos qué vendían, o demasiado obvios, asombrosos, fuertes, raros, bobos, geniales, premiados, sin sentido, mentirosos, etcétera.

Es verdad, hoy en día casi todo se puede ver a través de Internet. Es muy probable que gran parte de las películas y comerciales, los podamos encontrar en línea; pero una cosa es ver un comercial en tu teléfono celular, con calidad muy mediocre y solito (a) y otra cosa es verlo en una pantalla grande con dos mil personas alrededor de ti y compartir las emociones. Lo importante de las emociones es poder compartirlas con todo los que están alrededor. Y si es un montón de gente, es mejor.

A ojos cerrados ésta es una experiencia única por la duración, la dinámica, la fiesta, el intercambio y la vivencia en sí. ¿Se les antoja? Es muy sencillo: Convirtámonos en Publívoros de una noche inolvidable.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí