Los primeros habitantes de Iztacalco (“en la casa de la sal”, en náhuatl) se dedicaban a extraer mineral de las aguas del lago de Texcoco; el símbolo que sirve de emblema a la delegación representa precisamente una casa con un filtro de tierra y calor, en el que los granos de sal son representados por puntos negros; de la parte superior se advierten volutas de vapor y abajo se acumula el agua filtrada en una vasija. Fue una importante zona rural en sus inicios, cuando se combinaron la actividad chinampera para la producción agrícola con la obtención de sal y el desarrollo de oficios y artesanías. Todo el año se realizan festividades religiosas, como la del Jubileo (del 19 al 22 de agosto) en la parroquia de San Matías. O la popular fiesta del barrio de la Santa Cruz (3 de mayo), que se lleva a cabo ininterrumpidamente desde sus inicios en el siglo XIX y en la que son protagonistas los charros del lugar. Los siete barrios del pueblo: La Asunción, Los Reyes, San Francisco Xicaltongo, San Miguel, San Sebastián Zapotla, Santa Cruz y Santiago, están llenos de historia, leyendas y tradiciones; los denominados mayordomos y topiles, quienes guardan y protegen santos, parroquias y capillas del lugar, son responsables de organizar las fiestas conjuntamente con la comunidad. Entre sus artesanías son conocidas la cera escamada con bellos diseños. 

Facebook

Zona: Oriente

COMPARTIR
Artículo anteriorparque nacional el chico
Artículo siguienteazcapotzalco

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí