Durante la época virreinal se construyeron propiedades civiles y religiosas que aún siguen en pie, como el Templo de San Cosme y Damián y la Casa de los Mascarones, residencia del siglo XVIII que perteneció a los condes del Valle de Orizaba. A mediados del siglo XIX, por el aumento de la población y favorecidos por la desamortización de los bienes eclesiásticos y las Leyes de Reforma, los hermanos Flores establecieron la primera empresa inmobiliaria en el país, que inició la construcción de la colonia en 1861, siendo el primer fraccionamiento planeado de la capital, mismo que contaría con un parque, una iglesia y un mercado. Durante la época de Porfirio Díaz registró un acelerado desarrollo, cuando aumentan las construcciones: casas de uno o dos pisos de tabique o mampostería con pequeños patios centrales y detalles de estilo ecléctico en puertas y ventanas. La colonia tiene monumentos de las fiestas del centenario, edificadas por orden de Porfirio Díaz, como el Museo Universitario del Chopo y el Kiosco Morisco de la Alameda de Santa María La Ribera, parque central de la colonia, frente al cual está el Museo de Geología. Al paso del tiempo la colonia entró en decadencia y muchos de sus habitantes emigraron a otras zonas de la ciudad, convirtiéndose muchas de casas en pequeños negocios y vecindades. 

Tel: 5511-6735

Web

Zona: Norte

COMPARTIR
Artículo anteriormilpa alta
Artículo siguientecadereyta de montes

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí