El estado de Querétaro, testigo y protagonista de la historia, se encuentra listo para celebrar el 207 aniversario de la Independencia de México. Cuenta con Pueblos Mágicos como Bernal, Tequisquiapan y Cadereyta, además de haciendas que guardan historia, templos y tradiciones que forman parte de su riqueza cultural.

Al llegar a territorio queretano, la estatua de Conín (bautizado como Fernando de Tapia) da la bienvenida a la ciudad. Este personaje, junto con los españoles San Luis Montañez y don Juan Sánchez Alanís, fundaron Querétaro (“lugar de peñas”) el 25 de julio de 1531, en la loma de Sangremal y lo encomendaron para su protección a Santiago Apóstol, patrono de España.

Después de pasar el vistoso acueducto (mil 280 metros y 74 arcos de cantera), construido en el siglo XVII por Juan Antonio de Urrutia y Arana, se disfruta de la ciudad que, para empezar, invita a saborear un desayuno en la Plaza de Armas y después emprender el paseo por calles que muestran con orgullo la arquitectura originada en construcciones religiosas que permanecen para atestiguar su historia.

Foto: Paco Baeza

Esta entidad ofrece turismo religioso, gastronómico, de aventura e histórico, para lo cual cuenta con rutas como la de las misiones, el queso y el vino y la de la Sierra Gorda, donde se admiran ríos, cascadas, sótanos, cuevas y sumideros. En esta última, precisamente, es posible cambiar de paisaje ya que tiene semidesierto, bosque tropical, bosque de niebla, selva alta, selva baja, paisajes áridos y verdes exuberantes con matorrales, coníferas y encinos.

Foto: Marcos Ferro

Por su parte, la Ruta de las Misiones destaca por las cinco misiones franciscanas de la Sierra Gorda, cinco espléndidos templos de mediados del siglo XVIII, joyas del barroco mestizo que fueron declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad, por ser una muestra excepcional de la fusión de la cultura española con la indígena.

Para seguir con el turismo religioso, en la ciudad de Querétaro se admiran templos como el de Santa Clara, con hermosos retablos tallados. También destaca Santa Rosa de Viterbo, muestra del máximo esplendor que alcanzó el barroco en Querétaro, manifiesto en la fachada con portales gemelos característicos de los conventos de monjas, y los arbotantes con volutas, que poseen una función decorativa.

Caminar por el centro lleva a apreciar artesanías y antigüedades, así como ropa, antojitos, botanas, aperitivos, postres y digestivos. A bordo de pintorescos tranvías se pueden apreciar sitios y monumentos del Centro Histórico, como el teatro de la República, inaugurado el 2 de mayo de 1852 como el teatro Iturbide, recinto de estilo neoclásico que ha sido testigo de hechos que marcaron el destino del país. Al caer la noche, las callejoneadas y los recorridos de leyendas llevan a vivir una caminata por las casonas de la zona, mientras se escuchan historias centenarias.

Foto: Jean Bérard

Una visita al estado no puede estar completa sin ir a Bernal, que recibe a miles de turistas que llegan atraídos por sus cualidades místicas. Y es que junto al pueblo se levanta el tercer monolito más grande del mundo: la famosa peña. Ya encarrilados, la Ruta del Queso y el Vino resulta indispensable para conocer el proceso de creación de ese tipo de bebida en viñedos como La Redonda y Cavas Freixenet, mientras que en los ranchos Los Aztecas y La Hondonada, así como en Quesos Vai, se aprende cómo se hacen y se degustan estos productos lácteos.

Foto: Jean Bérard

En esta misma ruta está Tequisquiapan, donde se pueden comprar artesanías de mimbre y madera. Si decide quedarse hasta la noche, las terrazas de los restaurantes son lo mejor para disfrutar de la vista de la ciudad. Para los de espíritu extremo, un paseo en globo es una experiencia emocionante, cerca de Tequisquiapan, y en Cadereyta se conocen los invernaderos de cactáceas. El estado también ofrece campamentos ecoturísticos como el de San Pedro, en el municipio de Huimilpan.

Foto: Marcos Ferro

Ya sea para Fiestas Patrias o cualquier fin de semana, no hay que olvidar que este estado es una buena opción para descansar, vivir la aventura, conocer la historia, admirar la naturaleza, el arte y la gastronomía, además de disfrutar de sus fiestas y tradiciones. Querétaro siempre tendrá algo para todos.

Informes aquí

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí