Estocolmo, ciudad compuesta por 14 islas, numerosos puentes, ¡y mucha agua! Durante primavera y verano puedes divertirte en numerosos paseos en bote, en kayak, entre otras actividades, pero en invierno, esta metrópoli  suele pintarse de blanco y dar la bienvenida a pistas de hielo y su propia montaña para esquiar: Hammarbybacken.

Sin importar la temporada, la capital de Suecia tiene actividades que puedes vivir todo el año: recintos de exhibición, sitios históricos y, por supuesto, Skansen, un increíble lugar al aire libre que incluye museo y zoológico. Te presentamos lo mejor de Estocolmo.

¿Qué hacer?

Stockholm Old Town

El barrio antiguo de Estocolmo resulta muy pintoresco gracias a los callejones angostos, a las hermosas tiendas de curiosidades, dulcerías y, claro, al Stortoget, uno de los sitios más pintorescos (y fotografiados) en la urbe.

City Hall

El Ayuntamiento de Estocolmo, erigido entre 1911 y 1923, es uno de los edificios más importantes de Suecia de estilo romántico y está inspirado en los palacios italianos renacentistas. Por ello, tiene dos ‘piazzas’: El Patio de los Ciudadanos y la Sala Azul (aunque curiosamente está construida con ladrillo rojo).

En su interior trabajan políticos y funcionarios de Estocolmo, además hay salas para reuniones y ocasiones especiales. ¿La más importante?: la Gala de los premios Nobel, que se celebra cada 10 de diciembre y a la que suelen asistir 1,300 invitados.

Museo Nobel

Por ser la sede del Premio Nobel, Estocolmo cuenta con un sitio en el que podrás entender más de la historia y trascendencia del galardón máximo en Medicina, Economía, Literatura, Química, Física y de la Paz (aunque este último se otorga en Oslo). No te pierdas las exposiciones interactivas y la memorabilia.

Royal Palace

Si bien tienen Primer Ministro, Suecia sigue siendo una monarquía. Por ello, si te interesa el tema, te resultará interesante visitar el Palacio Real, la residencia oficial del Rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, además de ser escenario de la mayor parte de las recepciones oficiales.

Museo Vasa

El 10 de agosto de 1628, un imponente barco de 52.5 metros de largo y 1,200 toneladas de peso zarpó de Estocolmo.  Minutos después, y debido a los fuertes vientos y a que se habían dejado abiertas las compuertas de los cañones, el navío se hundió.

Siglos después, en 1961, el Vasa volvió a la superficie tras 333 años, gracias a un enorme trabajo de recuperación en el que se sacó del fondo del mar esta embarcación del siglo XVII, que sobrevivió casi intacta.

Museo de Historia Sueca – Historiska Museet

El espacio incluye alrededor de ¡10 millones de piezas!, entre arqueología sueca y piezas que dan cuenta de la multifacética historia de Suecia, incluido el periodo vikingo.

Skansen Open-Air Museum

Este es uno de los puntos favoritos para turistas y locales gracias a su zoológico con animales nativos de Escandinavia, una Suecia en miniatura, lo mejor de sus tradiciones y las espectaculares vistas que ofrece de la capital.

¡Esquí en la ciudad!

A diferencia de otros destinos, en Estocolmo no tienes que viajar lejos para esquiar, pues a sólo 20 minutos del centro de la ciudad encontrarás Hammarbybacken, sitio que incluye cuatro pistas para esquiar (de verdes a negras), además de que ahí te rentan el equipo.

¿Qué comer?

En Suecia existen deliciosos platillos tradicionales, te decimos cuáles probar:

Salmon – Gravlax

Esta sugerencia nórdica consiste en salmón crudo curado en sal, azúcar y eneldo. Normalmente se sirve como botana y se acompaña con una rica salsa.

Open sándwich

Los suecos son gente muy sana, quizá por eso, sus sándwiches sólo llevan una rebanada de pan, concepto que data del año 1400 cuando eran utilizadas como plato. Te recomendamos probar el de salmón o de camarones con romsås (crema con eneldo y hueva de pescado).

Lingonberry

Las lingonberries son moras tradicionales de Escandinavia y en Suecia acompañan casi cualquier cosa, desde avena, hot cakes o hasta albóndigas.

Albóndigas

Curiosamente, es de los platillos suecos más tradicionales, pero no tienen nada que ver con la versión mexicana, pues en este país, la carne puede ser de alce, oso, jabalí o reno y se baña en gravy.

Pickled herring

El arenque en escabeche es la base de cada buffet sueco típico, gracias a la abundancia de este pescado en los mares del Norte y del Báltico. Puedes disfrutarlo en una variedad de sabores: mostaza, cebolla, ajo y eneldo; suele acompañarse con papas, queso, huevo duro y pan de centeno.

Rol de canela

Para desayunar o como postre, la propuesta de este pastelillo te parecerá exquisita.

¿Dónde quedarse?

Sheraton Stockholm

Ubicado justo en el corazón de la capital, este hotel resulta muy conveniente pues se encuentra a escasos pasos de la Estación Central (de trenes y donde hay una estación de metro); de City Hall y Old Town (de los principales atractivos) y de los museos Medelhavsmuseet (antigüedades griegas y romanas), el Medieval, el de Danza y la Academia de Bellas Artes.

Experimenta lo mejor de Estocolmo en un hotel que ofrece estar cerca de lo mejor en diseño, cultura, historia, arte y, por supuesto, comida. Si prefieres quedarte en el resort, el 360° Restaurant & Bar brinda un entorno que rinde homenaje a la elegancia y al minimalismo característicos del diseño sueco. Para empezar todos los días con el pie derecho, no olvides visitar en la planta baja la cafetería Espresso House, una de las cadenas de café más importantes, y ricas, de Suecia.

Sheraton Stockholm Hotel

Tegelbacken 6, Box 195, Stockholm, 10123, Suecia

www.sheratonstockholm.com/

Para recordar:

  • El idioma oficial es el sueco, pero como la mayoría de la gente habla inglés, muchos menús y señalamientos tienen traducción en este idioma.
  • Las horas de luz en Estocolmo son extremas según la temporada: en verano hay luminosidad casi todo el día (¡hasta en la madrugada!) y en invierno, el sol sale pocas horas.
  • La ciudad ofrece WiFi gratuito en casi todos los lugares públicos, así que aprovéchalo y olvídate de los cargos extras.

Suecia forma parte de la Unión Europea, pero tiene su propia moneda: la corona sueca (SEK). Ocho coronas equivalen aproximadamente a un dólar americano.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí