Una experiencia en la que se halaga el paladar, se conocen historias o sólo se admiran las casas y edificios construidos a principios del siglo XX, es lo que podrás encontrar al recorrer la colonia Roma, ya sea a pie, en bicicleta y hasta en Turibús.

Colonia Roma, CDMX – Foto: By Marrovi – Own work, CC BY-SA 4.0

En esta colonia creada para la clase alta durante la época porfiriana, aún se conservan edificios con el estilo art nouveau ecléctico y afrancesado. Muchos de estos sitios en la actualidad se han convertido en centros culturales, de entretenimiento, restaurantes o cafeterías de estilo gourmet.

Con una ubicación privilegiada, la colonia Roma se encuentra cerca del Ángel de la Independencia y de la Diana Cazadora, así como del Centro Histórico, Chapultepec, Polanco, la Narvarte y Escandón. En el siglo XIX, antes de convertirse en una colonia para gente pudiente, era una hacienda llamada La Romita, que fue fraccionada por la Compañía de Terrenos de la Calzada de Chapultepec.

Plaza Rio de Janeiro, Colonia Roma – By Jake Galán – Uploaded with permission of the author., CC BY-SA 3.0

Además de sus edificios, también podrás encontrar parques como la Plaza Luis Cabrera (antes Plaza Ajusco); o la Plaza Río de Janeiro (antes Parque Roma), en el que está una de las dos únicas réplicas exactas en bronce del David de Miguel Ángel. Este espacio cuenta con área de exposiciones escultóricas de arte contemporáneo.

Avenida Álvaro Obregón – Foto: De ProtoplasmaKid – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0

En esta colonia hay diversas calles amplias con camellones como la de Orizaba, y avenidas arboladas y anchas como Insurgentes o Álvaro Obregón, con su camellón rodeado de fresnos, fuentes y esculturas, la cual fue creada como un boulevard parisino. También se encuentra el Centro Cultural Casa Lamm o la Casa del Poeta Ramón López Velarde.

Esta colonia, luego de la migración de sus primeros habitantes de clase alta y el sismo del 85, comenzó a renacer en los años 90. Y al caminar por sus calles se puede pensar en cómo era la vida cuando fue residencia de personajes como Álvaro Obregón, Fernando del Paso, Pita Amor, Sergio Pitol y Ramón López Velarde.

Aquí se encuentra el barrio la Romita, ubicado a sólo unos metros de la Avenida Cuauhtémoc. Con su ambiente típico de plaza de pueblo, en la Romita está el Templo de Santa María de la Natividad y de San Francisco Javier. Para halagar al paladar, después de un recorrido a pie o en bici, hay restaurantes como el Cielito Querido Café, Tres Galeones, La Tlayudería, Galia Gourmet, Espressarte, La Graciela, Escollo y Café de Raíz. Estas opciones ofrecen platillos típicos mexicanos e internacionales, así como cerveza artesanal y mezcales.

La ciudad ofrece grandes aventuras, así que al final de cada paseo puedes iniciar uno nuevo, disfrutando experiencias de vida y viviendo el turismo en México de una forma única.

COMPARTIR
Artículo anteriorsilencio
Artículo siguientedesde el caparazón de la tortuga

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí