El Museo Nacional de Historia, recinto que alguna vez albergó al antiguo Colegio Militar y el Alcázar, ofrece la oportunidad de realizar un viaje al pasado; y durante estas vacaciones decembrinas quienes se quedan o visitan la Ciudad de México, tienen la opción de vivirlo.

Castillo desde el Bosque de Chapultepec. Foto: Juan Rodrigo Becerra

Al llegar a este sitio se conoce que durante la época virreinal, Chapultepec fue un lugar de descanso y esparcimiento que ocupó los cimientos de lo que fue la residencia de Moctezuma II Xocoyotzin, en la base del cerro.

Fue en 1833 cuando por decreto se convirtió en sede del Colegio Militar y desde entonces se le comenzó a conocer como castillo. En 1844 se le hicieron varias adaptaciones y se instaló en la parte más alta del cerro el Caballero Alto o Torreón, para que el edificio fuera considerado de manera oficial un colegio.

Mural Castillo de Chapultepec. Foto: Juan Rodrigo Becerra

Desde 1939, el general Lázaro Cárdenas, mediante decreto presidencial, destinó el Castillo de Chapultepec para que funcionara como museo. Como recinto museográfico abrió sus puertas en septiembre de 1944. El museo permite conocer diversas perspectivas históricas a través de sus colecciones. Una visión panorámica de la historia nacional se observa en pinturas murales como La Reforma y la caída del Imperio, de José Clemente Orozco; El Retablo de Independencia, de Juan O’Gorman; y Del porfirismo a la revolución, de David Alfaro Siqueiros, entre otros.

Medallas. Foto: Juan Rodrigo Becerra

También posee una colección de monedas, medallas, pruebas de medallas, condecoraciones de México y el extranjero, así como billetes, troqueles y coronas conmemorativas. La colección de documentos históricos y banderas, resguarda ejemplares manuscritos e impresos producidos entre el siglo XVI y los primeros años del XX, además de lábaros, estandartes y otros emblemas cuyos símbolos nacieron y otorgaron identidad a muchos episodios cruciales de la historia mexicana.

Para entrar al Castillo de Chapultepec hay que caminar en subida, pero bien vale la pena para conocer el Museo Nacional de Historia, que resguarda la memoria de nuestro país.

Pero no olvides que para disfrutar este viaje al pasado, debes dejar en el guardabultos las mochilas, lápices o plumas. Al comenzar el recorrido por el Castillo de Chapultepec no hay que olvidar que nada se toca y para tomar fotos hay que hacerlo sin flash.

MUSEO NACIONAL DE HISTORIA, CASTILLO DE CHAPULTEPEC, Primera Sección del Bosque de Chapultepec. Martes a domingo, 9:00 a 16:30. Visitas guiadas previa cita, 9:30 a 15:00 horas a grupos escolares. Informes Departamento de Servicios Educativos, 4040-5215; www.mnh.inah.gob.mx Atención a grupos escolares al 4040-5212. Admisión $65; estudiantes, maestros, afiliados al Inapam, domingo y días festivos, entrada gratuita. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí