Desde tiempos ancestrales fue un importante centro ceremonial de los pobladores aztecas, quienes encendieron aquí ritualmente el Cuarto Fuego Nuevo. En el periodo novohispano se convirtió en un sitio importante para la conquista de la fe católica entre los indígenas. El sitio donde se ubica la Basílica de Guadalupe, en el cerro del Tepeyac, era un asentamiento religioso al que acudían indígenas a venerar a la diosa Tonantzin o Cihuacoatl, a quien los antiguos mexicanos se referían como “nuestra madre”. Así, las apariciones de la Virgen de Guadalupe, la virgen morena, son representaciones del sincretismo entre el pensamiento religioso de la cultura azteca y la fe católica que emprendieron los españoles. Originalmente se llamó Villa de Guadalupe Hidalgo y en 1828, recibió el título de ciudad; 20 años después, fue escenario de la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, entre México y Estados Unidos; en 1931 pasa a ser delegación del Distrito Federal con el nombre de Villa de Gustavo Adolfo Madero y en 1941 cambió a su nombre actual: Delegación Gustavo A. Madero. La Basílica de Guadalupe es obra del arquitecto mexicano Pedro Ramírez Vázquez, quien inició el proyecto en 1974, con una edificación de planta circular, techumbre de láminas de cobre, la cual tiene capacidad para unas 10 mil personas. El barrio está integrado además por las colosales estatuas de los gobernantes aztecas Ahuizotl e Izcóatl (los Indios Verdes), el Acueducto de Guadalupe (siglo XVII), el Museo del Ferrocarrilero en la antigua estación de ferrocarriles de La Villa.

 

Dirección: Plaza de las Américas 1, Villa de Guadalupe, Villa Gustavo A. Madero, 07050 Ciudad de México.

Zona: Norte

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí