Uno de los edificios emblemáticos que ha sido testigo mudo de la transformación de la urbe, es La Torre Latinoamericana, que está en la esquina de Francisco I. Madero y Eje Central Lázaro Cárdenas, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Este rascacielos de 181.33 metros de altura, incluida la antena y sus 44 pisos, fue el edificio más alto de la capital del país, desde su construcción en 1956 hasta 1972. Obtuvo el récord por ser el más alto del mundo fuera de Estados Unidos y de América Latina.

Al ser inaugurado se convirtió en el primer y más grande edificio con fachada de cristal y aluminio, y fue el único rascacielos de todo el mundo en estar en una zona sísmica, por lo que fue ejemplo a seguir para la construcción de otros edificios.

Se sabe que La Torre Latino, como también se le conoce, fue edificado en el predio donde se estuvo la casa de animales del Tlatoani Mexica Moctezuma II, y después de la conquista construyeron ahí el antiguo Convento de San Francisco. En principio se pensó en hacer un edificio de 27 pisos, con pilotes de madera, estructura de acero y reforzado con concreto; el diseño arquitectónico tenía cierta semejanza con edificios vecinos, pero luego de una revisión al subsuelo se encontró que era posible diseñar un edificio de 40 pisos.

En 1956, La Torre Latino quedó terminada y se inauguró el 30 de abril del mismo año. Su mirador, ubicado en el piso 44, es hasta ahora uno de los atractivos turísticos ya que se puede apreciar el esplendor de la también conocida Ciudad de los Palacios.

Este edificio ganó prestigio a nivel mundial al resistir el terremoto del 28 de julio de 1957, gracias a su construcción con estructura de acero y pilotes profundos. Por esta hazaña obtuvo el premio del American Institute of Steel Construction (Instituto Americano de la Construcción de Acero), por ser el edificio más alto que jamás haya sido expuesto a una enorme fuerza sísmica, y de esto dan cuenta las placas que se encuentran en el vestíbulo y mirador del edificio. Pero su gran prueba fue durante el terremoto del 19 de septiembre de 1985, ya que resistió el movimiento telúrico de 8.1 grados en la escala de Richter, con más de 2 minutos de duración; y el 13 de abril del 2007 soportó un temblor de 6.3 grados. Actualmente se le considera uno de los edificios más seguros de la ciudad y del mundo, a pesar de su ubicación.

Cuando se visita, al llegar al piso 37 se conoce la historia de la Ciudad de México desde sus inicios, así como la evolución de sus principales edificios y monumentos. Un piso arriba se admira el esplendor de la capital y del piso 42 al 44 se tiene una mejor perspectiva, ya que los visitantes contemplan la gran metrópolis y sus edificios emblemáticos como el Palacio de Bellas Artes o el Centro de Exposiciones World Trade Center, por mencionar algunos.

TORRE LATINOAMERICANA, Eje Central Lázaro Cárdenas esquina Madero, Centro Histórico, 5518-7423, www.torrelatinoamericana.com.mx Lunes a domingo, 9:00 a 22:00 horas. Loc. $60 adultos; $50 niños; Inapam $40. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí