Considerado como un atractivo turístico más, este mercado se caracteriza por ser el único  en México en ofrecer una gran variedad de productos que no se encuentran en ningún otro lugar, como es el caso de las carnes exóticas de león, avestruz, cocodrilo, búfalo, jabalí, aves, y otras como la de conejo, cabrito, pavo, codorniz y muchas más.

En este espacio atrapan la atención y despiertan los sentidos los aromas, colores, sabores y texturas al recorrerse los pasillos donde se encuentran los distintos locales de verduras, frutas, carnes, alimentos preparados y hasta platillos gourmet.

Se pueden hallar verduras, condimentos orientales y hasta  latería y otros productos traídos de distintas regiones del mundo, para los paladares más conocedores y exigentes.

Foto de Joshua Bousel
Foto de Joshua Bousel

El Mercado de San Juan tuvo su origen hace más de 150 años, y se cuenta que comenzó siendo un modesto tianguis con puestos extendidos en el suelo. Después se transformó en el Mercado Iturbide, donde se expendían toda clase de víveres y enseres para los pocos habitantes de la capital. Con el paso del tiempo, el señor Ernesto Pugibet —quien le da nombre a la calle donde se ubica el mercado— donó el terreno para la creación de este espacio comercial. El antiguo mercado Iturbide se dividió en cuatro partes, y una de éstas se convirtió en el mercado de San Juan.

Ernesto Pugibet, quien fue propietario de la tabacalera “buen tono” que se ubicaba en el centro, además de heredar el terreno para el mercado, regaló las instalaciones de teléfonos que se encuentran enfrente; también donó una iglesia cercana que al principio estaba dedicada a San Juan Bautista, y se cree que por la cercanía de esta iglesia se puso el nombre al mercado, que está en el barrio de San Juan.

Foto de Henryficar
Foto de Henryficar

Celso Juárez, del local DeliCaseus, explica que en este mercado se encuentran frutas que no son de temporada, así como quesos importados, carnes frías, foie gras (paté de ganso) y otras delicias. Y entre los platillos que se ofrecen están las baguettes preparadas con estos productos: hay de queso brie con mermelada de zarzamora, de prosciutto italiano, roastbeef con queso de cabra y 15 combinaciones más. Y mientras esperas a que te preparen tu bocadillo, Celso te ofrece un vino tinto de cortesía y muestras de queso. Al final, el postre de la casa es una tapa de queso mascarpone con miel de abeja artesanal.

También en el Café Triana se puede degustar una humeante taza de café orgánico procedente de Chiapas y Veracruz.

Visitar el Mercado de San Juan es una grata experiencia de color, sabor y aromas.

Foto de Joshua Bousel
Foto de Joshua Bousel

Ernesto Pugibet esquina Plaza Buen Tono, Centro. Lunes a domingo, 8:00 a 17:00. 

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí