LA mítica banda británica Depeche Mode realizó el domingo el primero de dos conciertos que se llevarán a cabo en la ciudad de México con motivo de su gira “The global spirit tour”.

En punto de las 19:45, el grupo telonero “Rey Pila” comenzó el espectáculo interpretando temas como “Israel” de la famosa agrupación Siouxsie and the Banshees, para dar paso a una pausa que terminaría una hora después cuando comenzó a sonar “Revolution” de The Beatles, lo que prometía que la espera estaba a punto de terminar.

Así sucedió y Dave Gahan, Martin Gore, Andrew Fletcher y sus músicos: el tecladista Peter Gordeno y el baterista Christian Eigner, arribaron al escenario con “Going Backwards”, canción que forma parte de su más reciente álbum Spirit, mientras el vocalista Dave Gahan se contoneaba al ritmo de la música por la parte superior del escenario.La emoción del público se disparó al escuchar “It’s no good” del álbum Ultra a lo que siguieron otros hits de este mismo disco como “Barrel of gun” y “Useless”. De nueva cuenta la sensibilidad volvió a estar a flor de piel cuando se escuchó a continuación la hermosa melodía “Precious” del álbum Playing the angel. De allí volvió la década de los noventa con el “beat” de “World in my eyes” del disco Violator para después situarnos al presente con “Cover me”, tema durante la cual, las pantallas proyectaron el video de este single dirigido por su gran colaborador, el director y fotógrafo Anton Corbijn.Casi de inmediato, uno de los grandes momentos de la noche llegó con Martin Gore cantando “Insigth” y “Home” lo que llevó al público a tararear el coro de esta última por un largo rato, dejándose llevar por la emotiva interpretación de Gore.Le siguieron una serie de himnos para los fans de Depeche Mode, como “In your room” dónde las pantallas mostraban la elaborada coreografía de una pareja muy ad hoc con la letra de la canción, y posteriormente se vivió otro viaje a través del tiempo -hasta los años ochenta- para bailar “Everything counts” y cantar a todo pulmón “Stripped”, mientras se iba acercando al momento cumbre de la velada: la legendaria “Enjoy the silence” que enloqueció a los asistentes.

Se escucharon entonces las primeras notas de “Never let me down again”… y conforme iba avanzando, el público comenzó a iluminar el recinto con luces led en colores verde, blanco y rojo para formar la bandera de México y agitar las manos de un lado a otro en lo que volvió un momento muy especial y sin duda el más entrañable del concierto.

Martin Gore volvió al escenario para entonar una versión acústica de “Strangelove” a la que siguieron los temas “Walking in my shoes”, dónde las pantallas mostraron un videoclip que retrata la historia una persona “trans”; siguió “A question of time” que puso a bailar de nueva cuenta a los asistentes, y culminaron con la que, quizás, sea el tema más popular de la banda: “Personal Jesus”. Y aunque el público pidió una canción más, la banda no regresó. Dos horas no eran suficientes para escuchar a una banda tan prolífica como Depeche Mode…

En su agradecimiento al público Dave Gahan junto a sus compañeros señaló, “nos vemos el próximo martes”.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí