Sentado entre las bancas de colores que forman la escultura Lola, un hombre con rastrillo en mano y auxiliado por un pedazo de espejo da los últimos toques a su recién afeitada barba; a un lado, descansa una cobija que seguro le cubrió por la noche de las bajas temperaturas que han asolado a la ciudad de México en...
error: Contenido protegido por derechos autora les