Los niños Mauricio y Reynaldo crecen soñando con ser profesionales del béisbol; por ello, de jóvenes ingresan a la Academia de la Liga Mexicana de Béisbol, donde se profesionalizan en este deporte a la par que fortalecen su amistad; una tan fuerte como las 108 Costuras que unen a las pelotas de este juego.

Años después, gracias a sus habilidades y a su trabajo en conjunto, Mauricio (José Ángel Bichir) y Reynaldo (Kuno Becker) son dos de los mejores del país. Pero en el mejor momento de su carrera, algo inesperado afecta la vida de Reynaldo; mientras que la fama y los contratos millonarios ‘marean’ a su amigo, quien también descuida la relación con su novia: Gaby (Ximena Navarrete).

Esta es la premisa de 108 Costuras, cinta dirigida por Fernando Kalife y producida por el sonorense Gastón Pavlovich y el empresario regio Carlos Bremer.

“Me motiva hacer esto por mi país”, apuntó Bremer en conferencia de prensa, “no hay tantas cosas que puedas hacer como empresario. Por eso cuando hay una oportunidad de vida -como apoyar esta película- aunque los números parezcan difíciles, hay que hacerlo”.

La responsabilidad de ‘tejer’ proyectos en México

Gastón Pavlovich, productor de importantes proyectos como Silence (de Martin Scorsese) y Entre la razón y la locura (con Mel Gibson y Sean Penn), ha continuado regresando a su país: México, para producir cintas como Helena (en 2016) y ahora 108 Costuras, que refleja otra de sus pasiones: el béisbol.

“Es una historia que hace años quería hacer; poder reflejar el amor por el béisbol, pero también el interés por la amistad y una historia que inspirara a México”, compartió Pavlovich en entrevista.

El también productor de The Irishman (a estrenarse en noviembre), habló sobre cómo, adicional al trabajo que realiza en el extranjero, disfruta poder trabajar en México.

“Cada vez me gusta más producir en México, porque allá (el extranjero) siento una presión adicional; por la competencia, por los tamaños de presupuesto que manejamos, por las responsabilidades legales, que son gigantescas. Aquí me siento con mucha más tranquilidad; son nuestras historias, nosotros las desarrollamos, las escribimos, las impulsamos…”, contó el sonorense.

Convertirse en beisbolistas

Antes de empezar este proyecto, Becker confesó no haber estado muy empapado en esta disciplina que se juega entre dos equipos de nueve jugadores.

“Yo no soy beisbolista. Tampoco soy deportista, así que para mí fue un reto muy importante”, apuntó Becker en conferencia, “como actor eso es lo que me gusta: interpretar a alguien distinto a mí. Pero esta película no es sólo para quienes les gusta el béisbol; es una historia de cómo la gente necia puede lograr lo que quiere a pesar de todo”.

Y para dar vida a los protagonistas, ambos actores tuvieron que entrenar.

“Prepararnos en la Liga Olmeca fue un proceso bien padre, la oportunidad de poder aprender diferentes habilidades nos divierte como actores. En México a veces no pasa mucho, pero en esta película hubo chance; en mi caso, aprender cómo pichear. Hice todo mi esfuerzo por dar el ‘gatazo’, señaló Bichir, quien agradeció a su entrenador.

Filmar ‘en grande’

Pavlovich explicó cómo lograron que el famoso equipo de Los Angeles Dodgers, les permitieran filmar en su estadio.

“Tener a los Dodgers fue muy complicado, la Major League Baseball (MLB) cuida mucho sus formas y contratos. Batallamos mucho, pero Carlos y sus contactos nos permitieron sentarnos con los directivos y explicarles la historia. Implicó muchas reuniones, y traducir el guion, pero afortunadamente aceptaron y ahí estuvimos”.

Entre otros atributos, 108 Costuras tiene una participación especial del jugador profesional Adrián González, además de imágenes reales de la icónica final de la Serie del Caribe entre México y República Dominicana; juego fundamental en la trama de esta película.

“Yo quería filmar esta historia desde 2010, y como buen fanático, sabía que en 2013 llegaría la Serie del Caribe a mi tierra: Hermosillo, Sonora”, recordó Pavlovich, “sin haber empezado 108 costuras, nos llevamos un par de cámaras de la oficina para filmar el juego, previendo que algún día haríamos la película. Afortunadamente coincidió que esa serie fue quizá la más importante en la historia de México; de los mejores partidos jugados en suelo mexicano, con estadio lleno, y donde el juego se fue a 9 horas. A pesar de no ser el favorito, México ganó de manera dramática a las 3 de la mañana, y todo eso pudimos filmarlo”.

Y si bien Pavlovich continuará produciendo alrededor del mundo, con proyectos como la adaptación de la novela: Left to Tell, y el remake de Harvey; el sonorense que hace una década llevara El Estudiante a la pantalla grande, enfatiza que seguirá sumando en su país.

“Veo cada vez más potencial para que en México hagamos cosas importantes; en mis planes hay películas que espero sean trascendentales a futuro en este país, que dejen huella”, finalizó

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

17 + 9 =