Luego de que Carla (Fernanda Castillo) habla por teléfono con León (Jorge Salinas), parecen tener una conexión instantánea. Ella se forma muchas expectativas sobre él: es un hombre atento y caballeroso; y cuando lo conoce, parecería ser todo lo que deseaba, excepto por un ‘pequeño’ detalle: mide 1:35 m de altura.Esta es la premisa de Mi Pequeño Gran Hombre, cinta dirigida y adaptada por Jorge Ramírez Suárez sobre la cinta argentina Corazón de León, que también tuvo remakes en Francia, Colombia y Perú.

Platicamos con los protagonistas de esta película que resulta un lindo recordatorio de que lo importante no es el tamaño del cuerpo; sino del corazón…

Fernanda ¿Qué te atrajo de esta película?

Fernanda Castillo: Me emocionó poder contar una comedia que tiene un lindo mensaje, pero que también nos cuestiona; que nos habla de esa discriminación chiquita… no es la discriminación del judío, del negro, es esa que tiene que ver con los prejuicios con los que hemos crecido, y que de repente nos hace poner estereotipos en nuestra vida de qué está bien y qué está mal, y que no nos dejan vivir.

Poder hacer algo que entretenga al público, que les haga pasar un buen rato, pero que también les lleve un mensaje de conciencia desde un lugar tan delicioso como la comedia, me parece maravilloso.

Tengo entendido que además fue la primera película que filmaste…

Fernanda: Sí, esta fue mi primer película, aunque hayan salido antes Una mujer sin filtro y Ya veremos, ésta fue la primer película que filmé y fue la primera vez que un productor creyó en mí como el capitán de su barco. Entonces le tengo mucho cariño…

¿Habían visto la película argentina o la francesa?

Fernanda: Yo vi la película en Argentina, cuando salió, y me acuerdo que odiaba el personaje de ella; porque decía, él es encantador, ¿ella qué? Pero ella representa al público.

Yo quería hacer un personaje en el que la gente pudiera verse; yo me he sentido como ella, yo he hecho esos comentarios, yo he dicho: ‘no discrimino’ pero a la hora de la hora no me puedo zafar de la educación o contexto social donde me han metido. Entonces poderme enfrentar a mis propios prejuicios, a través de este personaje, me pareció muy interesante.

Jorge Salinas: No, ninguna. Supe de su desarrollo, supe de su filmación, me enteré que también se hizo otra en Colombia y una en Perú. El productor me pidió que las viera, le sugerí que no, le dije: ‘prefiero hacerlo bajo la mano del director y aportar lo mío para no influenciarme’, y eso fue lo que hice.

Así fue el experimento, me gustó mucho. Hubo pocas lecturas, pero al ver la película ya terminada, estoy agradecido con Dios y con la vida por haberme dado oportunidad de hacer este personaje.

Pienso que es un personaje que, a pesar de su baja altura, es un hombre muy seguro. Y viéndonos como público, alguien que invita a no juzgar…

Jorge: No debemos juzgar a nadie. Hoy en la mañana dije algo: ‘No se debe juzgar a las personas por su apariencia física sino por sus sentimientos’, y después que pasó, repensé y dije: ‘No, tú no puedes juzgar a nadie, por ningún motivo; al contrario, hay que aceptar al ser humano como es. El peor enemigo del ser humano es el ser humano, ¿quiénes somos nosotros para juzgar a un prójimo?

Sí, también creo que hay que darse la oportunidad de ver más allá de las apariencias, conocer a las personas… Lección que Carla debe aprender…

Jorge: Claro, y no sólo ella, también él, León Guerra es un personaje que también tiene complejos.

Fernanda: Hay que replantearnos cuáles son las cosas realmente importantes, y replantear la educación de un montón de cosas para las generaciones que vienen, pero primero, tenemos que ser conscientes de lo que hacemos.

En México decimos que somos un pueblo que no discrimina; pero sí decimos: el morenito, el chaparrito o la rubia ‘es tonta’, o si trae un escote ‘es la fácil’… O sea nos vamos de repente mucho con eso, con las primeras impresiones y siento que tenemos que cuestionarnos muchas cosas para poder replantear una nueva generación que no traiga todas esas maletas encima; porque al final, terminan jodiéndonos un poco la manera en que podemos disfrutar de la vida.

Jorge, ¿nos podrías hablar del efecto con el que lograron que tu personaje se vea tan pequeño?

Jorge: Hay de todo… Pero sí te puedo decir algo: las perspectivas juegan un papel muy importante, la fotografía de Ricardo Garfias fue fundamental. Además de los efectos, todo fue una producción que se hizo en México, una empresa mexicana que vale mucho la pena mencionar; quedaron muy bien.

Finalmente, en un truco de magia, y pues no se cuenta cómo se hace el truco, porque se pierde la magia…

Fer, ¿por qué te gustaría que la gente viera Mi pequeño gran hombre?

Fernanda: Porque creo que tiene un mensaje súper poderoso a través del mejor vehículo que es reírse. Tiene un mensaje que es necesario: que nos empecemos a cuestionar a nosotros mismos, como sociedad y como individuos, y empecemos a ver con otros ojos las diferencias que nos hacen únicos. Dejar de tenerles miedo; aprender a abrazar nuestras diferencias.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

12 − 7 =