Si bien Eugenio Derbez había prestado su voz anteriormente para doblar distintos personajes animados, el actor fue invitado por primera vez para ser parte del elenco original de Angry Birds 2, La Película.

En la secuela de la cinta inspirada en el famoso videojuego, el actor da vida a ‘Glenn’, el águila asistente de una jefa tirana que continuamente lo hace sentir mal. Platicamos con el actor sobre los buenos jefes, los que humillan, y los detalles de esta segunda parte en la que los redondos pájaros y los cerditos verdes tendrán que unirse para salvar su hogar.

Tenías experiencia en doblaje luego de sagas como Shreky La Vida Secreta de tus Mascotas
Eugenio: No es la primera vez que doblo, pero sí es la primera vez que me contratan para ser parte del casting original en inglés. Es mi primera película siendo parte de inicio, y eso es especial porque me habían contratado para doblar a Eddie Murphy o Jim Carrey pero no de cero…

Aun así, habías sabido marcar diferencias con los personajes originales; por ejemplo con el burro de Shrek, que era muy distinto al de Eddie Murphy…
Eugenio: Sí, me lo pongo como reto. Me propongo hacerlo lo mejor posible. Y en Angry Birdsme tuve que doblar a mí mismo de inglés a español.

¿Cómo fue doblar a un personaje desde cero?
Eugenio: Fue totalmente diferente, porque en español toda la vida me he acoplado a lo que otro ya hizo; hay que seguir la voz, el ritmo -que a veces es rapidísimo-, y pausar cuando ellos lo hacen. En esta ocasión interpreté el guion a mi paso y luego ya se anima el personaje al ritmo que grabaste. Fue un proceso amable y tranquilo.

Das vida a ‘Glenn’, uno de los antagonistas…
Eugenio: Sí. Soy como un villano ‘a fuerza’. Glenn es una especie de científico, empleado de la villana que lo tiene amenazado de mil maneras y por eso él le tiene pavor. Es agachón, sumiso y tiene que hacer lo que le dicen, pero en el fondo es buena persona… Buen ave.

¿En algún momento de tu trayectoria te tocó ser así: sumiso en un trabajo a causa de un mal jefe?
Sí, de repente trabajas con jefes muy canijos y los obedeces por necesidad o por miedo. Sí me identifico…

Generalmente este tipo de jefes tienden a humillar, o maltratar, cuando el verdadero liderazgo tiene que partir del respeto y el ejemplo…
Eugenio: Absolutamente. Y qué bueno que lo mencionas porque es un lugar común; la gente piensa que líder es aquel que grita más, el que humilla más, que entre más temido es mejor jefe; y es exactamente al revés, porque los mejores jefes no son a quienes les temes, sino a quienes admiras. Son quienes se ganan el respeto con ejemplo y rectitud, no a base de amenazas.

Todos hemos conocido a gente que está donde está por ser cabrones… Y aquí en la película es ese tipo de jefe, alguien que tiene amedrentado a Glenn ¡aunque de manera simpática!, no vayan a creer que van a ver algo que no puedan ver sus hijos…

Por tu trayectoria te ha tocado liderar equipos, ¿cómo te describirías tú como jefe?
Eugenio: He pasado por muchas etapas: he sido el jefe que no decía nada, el que se quedaba callado y no se atrevía. Luego vencí el miedo y me volví un jefe demasiado exigente, que humillaba -sin querer-. Pero me di cuenta de que lo hacía y hoy en día trato de controlar mi enojo.

Busco ser un líder consciente, que entiende que hay formas de darle retroalimentación a la gente. Ahora primero intento enfriarme, que se me baje el coraje, y de buscar palabras, ya no desde el enojo, sino desde la razón.

Y cuando se trata de ser tu propio jefe, ¿cómo te tratas para conservar la exigencia sin ser demasiado severo contigo mismo?
Eugenio: Ahí sí no lo he logrado. Soy muy exigente conmigo y siempre me exijo demasiado. Y no me molesta; creo que soy de los que me gusta el castigo.

Por ejemplo, cuando alguien ve mi película insisto para que me digan qué le vieron de malo. Me gusta ponerme la vara muy alta e instintivamente busco lo negativo. Me exijo mucho.

¿Sabes recibir crítica constructiva?
Eugenio: Sí, ya estoy curtido y sé cuándo viene de un lugar honesto y cuándo viene desde un lugar de envidia. Lo sé acomodar bien y aun así me gusta escuchar las críticas.

Después de este estreno veremos otro trabajo tuyo: Dora, La Ciudad Perdida. Parecería que estás buscando dirigirte más a un público infantil…
Eugenio: Sí. He notado que tengo de público muchos niños y antes no lo cuidaba tanto. Ahora a veces me aviento roundscon los directores para que le cambien palabritas, y digan lo mismo, pero podemos acceder a los niños.

Esto es importante porque como papás es padre ver películas en familia; encontrar contenido que pueda divertir tanto al niño como al adulto. Eso es lo que más me gusta: hacer películas que puedan ver los niños, pero que no sean aburridas y tengan un cierto nivel de humor, de picardía, para que el adulto no se aburra, y Angry Birds 2 es una de ellas.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

4 × 2 =