enla primera parte, Ant-Man (Paul Rudd) podía encogerse; ahora, además de agrandarse (literalmente), Scott deberá balancear su vida de superhéroe con ser un buen padre para Cassie, su hija; además de reconocer que unir fuerzas con una compañera: La Avispa (Evangeline Lilly) lo volverá más fuerte.

Con esta premisa Ant-Man y Wasp, la película número 20 del MCU (Universo Cinematografico de Marvel) tiene lugar entre los eventos ocurridos entre Captain America: Civil War (2016) y Avengers: Infinity War (2018) (ojo, hay que quedarse hasta la escena post-créditos).“Ser parte del MCU ha sido muy cool porque Ant-Man cuenta una historia en sí misma pero también embona en el universo de Marvel; a veces de maneras esperadas, o inesperadas”, compartió Peyton Reed, el director, desde una videoconferencia que sostuvo junto a Paul con medios mexicanos. “Esta película no sólo es una secuela de la primera parte de Ant-Man, sino también de Civil War, así que teníamos que tomar en cuenta lo que pasó en ambos filmes; eso me gustó porque representaba un reto”.

Para el también director de la primera parte y de Bring It On, lo que hace especial a Scott Lang es justamente que no es un hombre con habilidades extraordinarias, sino una persona común.

“La diferencia con Scott es que él no es un científico brillante o un billonario, es un tipo muy normal y que ha realizado pequeñas acciones heroicas, como ayudar a sus amigos en prisión y ser un buen papá; es gracias a estos pequeños actos que nos podemos identificar”, añadió Reed.

“Estas películas se acercan a lo que lograban los cómics en los sesenta: crear a superhéroes con poderes, pero que también enfrentan problemas ‘terrenales’; como Spider-Man que tiene problemas en la escuela, o en el amor. Eso le sale muy bien a Marvel: crear héroes humanos”.

Para Rudd, estos súper héroes deberían tener sobre todo el ‘poder’ de inspirar a la audiencia.“Tener esperanza es crucial; a mí me gusta sentir esperanza en una película; empatizar con los personajes y sentir algo. No tiene que ser todo el tiempo, pero para nosotros en esta película, eso era importante”, dijo el actor.

Ambos coincidieron en que siendo parte del MCU, la cinta tiene una buena dosis de efectos visuales, aunque se siente más personal.

“Es parte del MCU pero también es una película más pequeña y que se siente más íntima; sin embargo conserva los visuales y efectos especiales que se esperan de una película de Marvel. Lo que me gusta de ambas películas de Ant-Man, es que tienen lugar en una pequeña esquina del universo cinematográfico, en San Francisco, y que nos cuentan una historia de padres e hijas. Habiendo dicho eso, tener la oportunidad de hacer una película con más efectos -y ya no sólo para encoger al personaje sino para agrandarlo-, e incluir en esa ecuación a los vehículos; la vuelve más dinámica visualmente. También es la primera vez que veremos a la Avispa en su traje y el público descubrirá si podrá trabajar en equipo con Scott”, señaló el director.

Luego de los éxitos de las anteriores cintas de Marvel, el actor incluso bromeó con las cifras que podría alcanzar Ant-Man and the Wasp.

“Aunque tenemos una película con su propia personalidad; ocurre paralelamente a Avengers: Infinity War, claro que no nos podremos comparar en la taquilla -bueno, la verdad esperamos hacer diez veces lo que hizo Avengers– (risas), ‘Es broma, eh”, dijo Rudd.

 Una Avispa en la ecuación

En la secuela, Hope van Dyne y su padre, el brillante científico y ex miembro de S.H.I.E.L.D. Hank Pym (Michael Douglas) buscan a Scott para que éste les ayude a localizar a la madre de Hope: Janet van Dyne (Michelle Pfeiffer) quien quedó atrapada hace varias décadas en una dimensión cuántica.

“Tener a la Avispa fue un proceso orgánico, Hope es una mujer fuerte que incluso entrenó a Scott en la primera parte; ella no estaba en buenos términos con su padre porque él no la creía capaz y la hacía a un lado y no quería que terminara como su madre. Esos antecedentes hicieron que la trama fuera orgánica; porque al final, Hank reconocía que era momento de que Hope se pusiera un traje. Desde los cómics Ant-Man se planteaba como un dueto, como un equipo, así que juntarlos era el paso natural”, contó Reed.Los retos de Marvel

Después del éxito sin precedentes de Pantera Negra (más de 1.3 mil millones de dólares recaudados en taquilla) y Avengers: Infinity War (2 mil millones de dólares), Victoria Alonso, la vicepresidenta ejecutiva de la producción física de Marvel, nos habló en exclusiva sobre los retos del estudio.

“Los retos siguen siendo los mismos; estas películas no se hacen hoy; son películas que nosotros venimos pensando desde hace mucho, mucho tiempo. Así que para nosotros no ha cambiado la fórmula de cómo hacer estas películas y cómo enfrentamos, hablando de Pantera Negra, la parte de diversidad, de inclusión.

“Constantemente hemos tratado de cambiar ciertas cosas. Creo que de cierta manera cuando hicimos Black Panther el medio explotó y se dieron cuenta de que estábamos haciendo cosas sumamente diferentes, pero los cambios en las otras películas están ahí; de a poquito….”

Finalmente, y sin spoilers, no debes perderte Ant-Man and the Wasp, porque entenderás la manera en que esta película se conecta con Avengers: Infinity War.

“Todo está conectado, eso es lo único que puedo adelantarles, el 5 de julio van ir a verla, o en esos días, y ustedes y el resto del mundo van a descubrir cuál es esa conexión…”, finalizó la productora ejecutiva.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí