Históricamente la saga de Transformers de Michael Bay ha sido para una audiencia que disfruta ver robots gigantes -que se convierten en vehículos- peleándose. Bumblebee va más allá al ser una cinta que explora los orígenes de uno de los Transformers más queridos, y que cambia completamente el tono: una historia con un núcleo emocional sólido y un guion escrito por primera vez por una mujer: Christina Hodson (esto es notorio pues las cinco películas anteriores fueron escritas por equipos de hombres).Steven Spielberg ha sido productor ejecutivo de todas las cintas de Transformers, pero en esta resulta aún más curiosa su participación, ya que esta entrega podría ser comparable a E.T: El Extra-Terrestre. Y si bien esta fórmula: Niña + Extraterrestre, se ha repetido en diversas películas (incluyendo El gigante de hierro y Lilo & Stitch), nunca antes en Transformers.

En Bumblebee los golpes dramáticos son familiares, pero son ejecutados con tanto cariño, energía y personalidad, que se termina logrando un filme muy conmovedor.El director: Travis Knight, fundador de los estudios Laika (Coraline, ParaNorman), debuta como director de una cinta de acción en vivo (anteriormente dirigió la entrañable Kubo y la búsqueda Samurai).

Knight utiliza a su favor su experiencia con animación stop-motion al profundizar en los Transformers y sus partes movibles; permitiendo que el público se maraville con la transformación, y que realmente note las partes del vehículo en el cuerpo del robot. Este era el atractivo de los juguetes de Hasbro que sirvió como inspiración para la serie animada de los años 80, por lo que verlo resaltado nuevamente es aplaudible.Parecería que Bumblebee fue diseñado para ser adorable (y el hecho de ser el único Transformer que no habla, permite que lo asociemos con una mascota). Ahora como protagonista, Knight y su equipo saben cómo aprovecharlo; por ejemplo, en esta entrega se transforma en un Beetle amarillo, un auto con mucha personalidad.

También tiene gran mérito su co-protagonista: Hailee Steinfeld (nominada al Óscar por Temple de acero); quien da vida a una adolescente que ha creado una barrera entre ella y el mundo después de la muerte de su papá, dedicándose a los automóviles que la mantienen cerca de él.Steinfeld ha dedicado su carrera a interpretar personajes similares a ‘Charlie’, pero siempre les inyecta de un sentimiento tan genuino, y una dosis tan conmovedora de vulnerabilidad, que se mantiene fresca.

En Bumblebee también destaca la atmósfera. La historia está situada en 1987, y quienes crecieron en esa década, podrán reconocer varios de los aparatos y gadgets; incluyendo cassettes y videos de VHS, así como una banda sonora que incluye canciones de los Smiths, Rick Astley y Simple Minds. Lo mejor es que, al igual que en las cintas más recientes de Transformers donde Bumblebee se  comunicaba mediante canciones, el soundtrack conserva una función narrativa muy ingeniosa.Si bien la conexión entre Charlie y Bumblebee es la clave de esta entrega, hay suficientes elementos para satisfacer a los fans de las películas anteriores: está Cybertron (el planeta de donde vienen los Transformers) y aparece una vez más a Optimus Prime (como siempre, con la voz de Peter Cullen). También hay personajes antagónicos terrícolas, y Decepticons para asegurarse que el público vea robots gigantes peleando (la gran Angela Bassett le da su voz a uno de estos Decepticons).

Estas secuencias de acción también presentan una mejoría, gracias a la atención al detalle en los movimientos y a la coherencia que se muestra con cada acontecimiento (algo que siempre se le ha critica a Michael Bay, es que sus escenas de acción son tan frenéticas que el espectador se pierde).También hay humor que nos recuerda -irónicamente-, lo ridículo que es el mundo de esta franquicia (al final del día son robots gigantes de otro planeta); incluso humor autorreferencial (lo que se ha vuelto muy popular en el cine esta última década). Pero Travis Knight, Christina Hodson y su equipo, parecieron encontrar el balance perfecto para lograr una historia conmovedora en un universo como este: tomarse a los personajes en serio.

Bumblebee es lo que debió haber sido Transformers todo este tiempo y la cinta que ha llegado a renovar, y revitalizar, a una franquicia que ha acumulado más de 3 billones de dólares alrededor del mundo. Y con esta nueva entrega, seguramente sumará varios millones más…  

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

19 − diecisiete =