Para muchas personas el fútbol es pasión, diversión, parte de su vida; lo que pocos saben, es que llevar una camiseta de un club, y más uno como Chivas -un equipo 100% de jugadores mexicanos-, implica cargar en hombros las ilusiones de millones de personas, y la propia frustración…Y aunque existen películas sobre fútbol, ninguna cinta mexicana se había enfocado en el verdadero espíritu de ser parte de un club; pues en Chivas La Película, lejos de los reflectores y la alabanza pública, conocemos a los jugadores vulnerables ante sus propias limitaciones.

“Comenzamos a acercarnos al equipo por nuestro interés de colaborar en Chivas TV y nos dimos cuenta de que Matías Almeyda -técnico argentino- comenzó a trabajar para que los jugadores recobraran la confianza, pues para muchos eran considerados como parte del peor equipo en la historia de Chivas con 10 años sin ganar”, explicó Iván López-Barba, codirector del documental.Grabada de una manera intima, en 119 minutos, la cinta lleva al espectador por una montaña rusa de emociones; a adentrarse en los vestidores del equipo, en sus familias, y a conocer la impresión de los jugadores y el esfuerzo de su directiva para no caer, aún en los peores momentos.

“Trabajamos durante varios meses para que los jugadores pudieran entender que estaban frente a una cámara de cine, incluso nos apoyamos de los psicólogos del club, hasta poder hacernos casi invisibles”, comentó Rubén R. Bañuelos, co-director y guionista del filme.Bajo el lema: “cuando el encuentro más importante es contra uno mismo”, Chivas La Película refleja más que una historia de fútbol, pues implica vivir y hasta disfrutar los altibajos de la vida, estar en la cima y no saber cómo permanecer o desaprovechar las oportunidades. Mediante este relato, los espectadores se enfrentan al fracaso, y se pueden llevar sus propias conclusiones, ¿qué es mejor tras una caída?, detenerse a llorar o levantarse y seguir ‘pateando’…

De acuerdo con los directores, al principio la dinámica del club no les permitió filmar todo lo que sucedió, tardaron unos seis meses en ganarse la confianza de Matías, el director técnico y de los jugadores, para poder acceder no sólo a los buenos momentos, sino también a los fracasos del equipo.“Nos tomó un torneo ganarnos la confianza para que los jugadores nos hablaran como personas, pues queríamos conocer sus historias más allá de la cancha. Ellos tienen que hacer muchos sacrificios para estar en donde están”, indicó Iván.

“Queremos contar una historia de transformación humana y cómo cada uno de estos individuos recobraron la confianza y decidieron ir por su sueño. La premisa del proyecto es que la grandeza no es un resultado, sino un camino”, puntualizó López-Barba.La cinta se estrenará en 60 ciudades de todo el país y como parte de su estrategia de proyección, se prevé además su llegada a las pantallas de Estados Unidos.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

diez + diecinueve =