En medio de un cine mexicano que suele estar repleto de comedias o películas con un nivel considerable de violencia, surge una propuesta fresca: ¿Conoces a Tomás?, cinta estrenada en el Festival Internacional de Cine Guanajuato 2019 (GIFF).

La historia fue concebida por la directora María Torres, quien se inspiró en su relación con su hermano, quien tiene autismo.

“Para mí era muy importante hablar de algo en lo que me sintiera honesta, que supiera del tema, y que reflejara un poco la situación de vida, natural y del día a día. Yo tengo un hermano con autismo, entonces fue un poco encontrar esos estímulos cómicos y a la vez dramáticos y que combinaran en un mismo espacio. Así surgió un poco el tono, y el camino de la película”, cuenta la directora en entrevista.

Torres ahonda en que convivir con una persona con una discapacidad intelectual es un proceso de vida; con momentos difíciles, pero también luminosos.

“Hay una serie de cosas muy divertidas, y muy brillantes a lo largo de la vida, y esa era un poco la intención de la película: transmitir todas estas cosas, raras y diferentes, y que no entran dentro de la normalidad que sucede en una familia con una situación así. Un poco el proceso de mi hermano, el homenaje, o el crear un personaje así, fue por eso: para mostrar cómo es estar dentro de un mundo en el que el día a día nunca es normal”.

La realizadora, quien estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana, guionismo en el extranjero, y quien para este proyecto obtuvo una beca del Fonca, buscó junto a su socio: Enrique Vásquez, a Mónica Lozano, la productora de Amores Perros y Sueño en otro idioma, quien los ayudó a levantar este proyecto.

La directora se acercó además a Natalia Beristain, directora de casting que la ayudó a terminar de conformar el elenco integrado por Hoze Meléndez, Leonardo Ortizgris, Marcela Guirado y Alan Estrenada.

“Con Natalia fue un poco encontrar a la pareja, que fue Marcela Guirado, para esta situación de amor. Fue un trabajo con Natalia bien bonito. Y luego encontrar a Alan que iba a ser la chispa, la energía de la película, ahí fue el camino”, agrega Torres.

Hoze, quien interpreta a Tomás, cuenta que quiso participar en este proyecto justamente por el tono distintivo de la historia.

“Me parece un guion contado desde un lugar súper humano. Es una historia muy divertida, muy digerible para todo tipo de público, con personajes entrañables, muy humanos, diferentes; y diferente está chido, diferente es bueno.

“La visión que tiene María, desde la concepción del guion hasta cómo lo quería filmar, era muy clara, y transmitía esta pasión por querer contar esta historia. Todo el tiempo en el set era de un vibra muy, muy padre, ¡querías seguir ahí aunque acabara el llamado!”, apunta el protagonista.

El también actor de Lady Ranchoy la serie de TV Falco, subrayó que participar en esta cinta fue una experiencia muy enriquecedora.

“Fue un proceso súper lindo, súper divertido, y que me enseñó muchísimas cosas. También la convivencia con los otros actores, y nutrirme de la experiencia de esos actores para poder generar este proyecto desde un lugar como el amor; desde el compromiso de contar una historia así de maravillosa. Me siento agradecido y súper contento”.

Para preparar este personaje, el actor tres veces nominado al Ariel se documentó más sobre el autismo, esto para poder emular la corporalidad y las miradas de Tomás.

“María me recomendó varias películas, yo busqué otras. Me documenté muchísimo para poder estar informado del tema, porque en realidad yo, como Leo en la película, estaba en la ignorancia, y no tengo ningún tapujo en decir eso. Desde la ignorancia pero súper receptivo y abierto a conocer esta condición.

“Estoy súper agradecido con la Clínica Mexicana de Autismo (Clima), que nos abrió las puertas -gracias a que la producción habló con ellos-, y nos recibieron con los brazos abiertos para poder convivir con chavos con autismo; y no solo dentro del aula, también fuimos al boliche, al zoológico, a restaurantes, nos metimos al metro; o sea fue un experiencia que además de nutrir al personaje, al actor y al proyecto; me nutrió como ser humano”, recuerda.

Particularmente, Meléndez destaca su convivencia con un joven autista: José Carlos.

“Con él me enfoqué muchísimo para la construcción de Tomás, tanto con su motricidad, con su forma de mirar, de observar las cosas, los detalles. La tarea como actor fue dejarme transmitir estas cosas de motricidad, de tacto, de textura y yo resignificarlas hacia Tomás. Por ejemplo, José Carlos hacía una cosa con sus manos, como para arriba, las veía y atrapaba el sonido; no sé en realidad qué es lo que pasaba, pero yo vi eso y justo en los ensayos lo empecé a canalizar con la luz. Entonces todo eso resignificó y lo pude separar de José Carlos para construir a Tomás”.

Dentro de la trama, Leo (Ortizgris), un joven músico, es invitado por su amigo: Christopher (Estrada) para cantar en la boda de un famoso productor, y ambos deciden llevar a Tomás (hermano de la novia de Leo).

“Leí el guion, y me gustó la historia porque mi personaje no tenía muchas pretensiones, no era la típica comedia fácil y además era un personaje muy distinto a lo que había hecho”, relata Alan. “También me gustó el elenco, porque admiro a Leo, a Hoze y con Marcela ya había trabajado”.

El actor que en los últimos años se ha enfocado en su proyecto de viajes: Alan x el Mundo, se dio a conocer en el musical Hoy no me Puedo Levantar; por ello, el que Christopher fuera músico, le vino como anillo al dedo.

“Al principio no sabía que iba a cantar tanto, fue muy chistoso porque María accedió a que cantáramos todas las canciones en vivo, en la filmación. Es curioso porque Christopher no es el mejor cantante, por eso hay algunas cosas que están hasta desafinadas, y eso me gusta porque la banda es un poco rara”, añade.

Además de abordar problemas de pareja, la amistad, y la lucha por los sueños, ¿Conoces a Tomás? es una película que, idealmente, invitará al público a ser más considerado con el otro.

“La idea era esa: ser empáticos, normalizar para generar lo que yo sentía que es el proceso más natural de entender al otro, que es justo nunca decir: ‘Ay pobrecito’, o decir: ‘qué raro’, sino entablar una relación normal con cualquier persona que nos rodea, ni siquiera tiene que ser con autismo. Entender al otro creo que es parte del mensaje”, considera Torres.

“Mi mayor aprendizaje creo que fue entender las diferencias de todas las personas; intentar sacar un poco de mi vocabulario la palabra ‘normal’, porque en realidad, ¿qué es normal?, lo que es normal para ti, puede no serlo para mí. Cada uno le da a esta palabra su propia interpretación. No tiene por qué marcar a cierto tipo de personas, o sesgarlas, sino más bien entender las diferencias del otro y generar en esas diferencias una conexión para poder formar comunidad, llevarnos mejor con el otro”, añade Hoze.

“Cuando ves esta película sí conoces a Tomás, pero también aprendes mucho de los demás; de cómo ellos abrazan la diferencia sin juzgarla y sin tenerle miedo, y eso me parece bien valioso porque al final todos somos diferentes”, finaliza Estrada.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

13 − diez =