¿Podría la policía mexicana evitar el asesinato del presidente de los Estados Unidos? Si esto se refiriera al presidente actual, probablemente los mexicanos no intercederían a su favor, pero esto tiene que ver con la trama de El Complot Mongol, película que tuvo como origen la novela de Rafael Bernal publicada en 1969 y que fue adaptada a la pantalla grande por segunda vez.

La primera aproximación a esta historia se realizó en 1978 bajo la dirección de Antonio Eceiza; fue protagonizado por Pedro Armendáriz Jr., Ernesto Gómez Cruz y Blanca Guerra. Esta segunda adaptación fue dirigida por Sebastián del Amo (director de Cantinflas y El fantástico mundo de Juan Orol), con un reparto que incluye a figuras como Damián Alcázar, Roberto Sosa, Bárbara Mori, Gustavo Sánchez Parra y Eugenio Derbez.

El Complot Mongol tuvo su estreno en la edición más reciente del Festival Internacional de Cine en Guadalajara donde el director y el reparto estuvieron presentes para hablar de la película.

“Cuando leí este guión pensé que mi personaje era como el papá de Velasco Aranda. Me tocó hacer al personaje de la primera novela policiaca mexicana y el resultado es extraordinario; y en el camino, en el set, se volvió una historia de nuestras vidas”, declaró Alcázar, quien interpreta a Filiberto García, un oficial de policía que es contratado por políticos para matar a quien les conviene que muera.

Su compañera: Bárbara Mori, quien da vida a ‘Martita Fong’, expresó las preocupaciones que tenía sobre el personaje del primer actor.

“Me inquietaba mucho cómo se iba a llevar a cabo en una película un personaje como ‘García’; alguien que todo el tiempo habla a cámara, siendo vulgar y hablando de cierta forma de Martita. Me inquietaba que fuera a caer en lo vulgar.

“Me parece que es un acierto de Sebastián haber puesto a Damián como García; porque con la ternura y la dulzura que hay en Damián, se lo impregna a García, entonces en vez de que te caiga gordo, te enamoras de él.”

Mori, conocida por cintas como Inspiración, Cosas insignificantes y Traintona, soltera y fantástica, dijo que fue un deleite trabajar en esta cinta gracias a que Del Almo, con quien colaboró en Cantinflas, le dio la oportunidad de dejar atrás la zona de confort para dar vida a una mujer oriental.

“Tuvo la visión de verme en algo tan distinto a lo que he hecho en mi carrera y le agradezco muchísimo esta oportunidad, no solamente interpretar a Martita Fong, sino poder compartir el set con Damián Alcázar; que es un gran actor y que siempre he admirado muchísimo”, apuntó la actriz.

Todos los actores expresaron el gusto de trabajar juntos. En lo personal, Alcázar lo asocia con jugar fútbol.

“Cuando a uno lo ponen a jugar con los mejores, puedes jugar mejor. El elenco que se armó es extraordinario y el resultado se ve en pantalla. Uno aprende siempre cosas, en cada proyecto, de manera personal.”

Su coestrella, Roberto Sosa, remarcó la química que tuvo con su colega.

“Cuando yo trabajo con Damián, disfruto muchísimo el poder hacer contacto visual con él en escena. Uno de los mayores retos en esta cinta fue precisamente que nunca hicimos contacto visual, dadas las condiciones de los emplazamientos a cámara; porque teníamos que hablar directamente a cámara. Pero eso justamente nos dio un mayor reto: conectar actoralmente con alguien con quien no estás conectado visualmente en el set.”

Pero antes de que este elenco pudiera filmar la película, fue labor del director reunirlos a todos y cuadrar sus complicadas agendas, como la de Derbez.

“En el caso de Eugenio Debrez, me lo encontré un día que estaba promocionando Cantinflas en una entrega de premios” recordó Del Amo, “me lo encontré literalmente en el camastro de al lado en la piscina y me la pasé dos horas comiéndole la oreja, intentando convencerlo. Cuando le dije que quería que hiciera al villano, le encantó la idea; pero me dijo que desde momento, a ocho meses, estaba con la agenda llena. Solamente me podía dar tres días.”

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

diecisiete − 12 =