Illumination Entertainment, la casa productora de animación responsable de Mi villano favorito (Despicable Me), ya tuvo éxito adaptando un libro de Dr. Seuss: El Lorax; además, la anécdota del Grinch ya había sido llevada a la pantalla grande en el 2000 (por Ron Howard, con Jim Carrey en el papel principal), resultando en la cinta más taquillera de Estados Unidos de ese año.La idea de traer de vuelta al Grinch parecía no presentar ningún riesgo, aunque representaba una oportunidad para darle un nuevo giro a la historia. Este se da aquí al convertir a este personaje tan icónico en otra versión de ‘Gru’ (el protagonista de Mi villano favorito); un ser que se dedica a armar plan diabólico con sus secuaces (incluyendo a su perro Max, a quien en esta propuesta no maltrata como en versiones anteriores; lo que tiene sentido en la época actual, a pesar de que diluye algo del sentido del humor de esta historia) y que en el camino conocerá a personajes adorables que lo obligarán a reflexionar sobre su amargura.

Aunque la versión de Jim Carrey era criticable, y por momentos vulgar, nadie podía negar que tenía una personalidad única (gracias sobre todo al actor dentro de la criatura verde). La cinta de Illumination carece de una personalidad propia, pues se basa en los golpes familiares de la historia y en las películas anteriores de la casa productora. El mismo Grinch resulta increíblemente blando; tanto, que se siente desperdiciada la voz de Eugenio Derbez en el doblaje al español, y sus motivaciones para querer robarse la Navidad no resultan muy sólidas; al menos no con los antecedentes que le dan.Parecería que se intenta que el Grinch conserve el conflicto interno de la historia original (el hecho que su único antagonista sea él mismo), pero de todas formas se intenta justificar por qué es tan amargado (en la versión de Jim Carrey, vemos un antecedente que justifica su odio por la Navidad y los Quiénes), mientras que, en el cuento original, simplemente tiene el corazón “demasiado pequeño por dos tallas”.

La historia original es una fábula y funciona por lo directa y sencilla que es, lo que típicamente no funcionaría en una película comercial de más de 90 minutos.

Lo que habría que destacar de esta cinta es la estética que proponen los directores Yarrow Cheney y Scott Mosier, que transmite los colores y la alegría de las ilustraciones de Dr. Seuss traídas al mundo de las computadoras. Es de esas locaciones en las que nos gustaría vivir.Otro acierto es el personaje de Cindy Lou Quién, una niña a la que el Grinch engaña. Este personaje fue un catalizador para toda la trama en la versión de Carrey, y aunque en esta versión es la protagonista de su propia subtrama, su diseño y su personalidad son tan encantadores que se disfruta pasar tiempo con ella. Sin embargo, cuando se nos promete la historia del Grinch, se esperaría que el personaje que más destaque fuera ese…En esta ocasión, el Grinch resulta demasiado tierno e inofensivo, lo que vuelve esta versión agradable, pero olvidable.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

uno + once =