Cuatro parejas adultas viven el día a día entre diferentes problemáticas, pero a todos les une que desean reavivar la llama de la pasión. En este contexto, la irreverente y joven Siena (Ela Velden) propone una dinámica: El Juego de las Llaves; en el que cada uno de los ocho amigos pasará una noche con la persona que sea dueña de las llaves…

Platicamos con los actores: Maite Perroni, Humberto Busto, Marimar Vega, Sebastián Zurita, Horacio Pancheri, Fabiola Campomanes, Hugo Catalán y Ela Velden sobre esta serie original, sexy y actual, que ofrece una perspectiva distinta sobre las relaciones de pareja, y cuyos primeros capítulos pueden verse en Amazon Prime Video.

Las series como plataforma de expresión

En la actualidad, la audiencia tiene al alcance de un cliccientos de películas y series; productos que representan no sólo más variedad para el público, sino también mayores oportunidades de trabajo para los actores.

Humberto: Como consumidores ha cambiado el modelo de experiencia audiovisual. Para todos ha significado pasar mucho tiempo en la computadora o en el monitor viendo las opciones tan diversas que existen y la forma en que la globalización ha permitido que estos productos viajen. Como actor es muy poderoso, porque te das cuenta que cuando se hacen proyectos que se ven en todos lados, se abren temas de conversación en muchos sentidos: gente de Europa que vio una serie mexicana y quiere hablar sobre la política y lo que está pasando en México; o en mi caso, haber pasado de la fantasía, con Diablero, a poder hablar ahora de temas más íntimos y realistas en El Juego de las Llaves. Como actor te permite ofrecerle al público verte en cosas distintas.

Maite: Es una nueva forma de entretenimiento, un momento muy afortunado en donde como consumidor tienes un abanico de posibilidades y como actor la oportunidad de seguir creciendo; de abrir caminos, estar en otros espacios y no quedarnos encasillados. Poder experimentar con posibilidades que me reten y me permitan mejorar y construir.

Marimar: Yo soy la más consumidora; ver series es uno de mis mayores hobbies. Como espectadora trato de ver todas las que pueda. Y como actriz, mientras más opciones haya para nosotros y para el público, será mejor. Cada quién elige, y la variedad nos da oportunidades a todos.

Fabiola: El contenido de estas plataformas es mucho más exigente y, como en este caso, más real a lo que yo estaba acostumbrada a hacer.

Exponer en cada pareja una realidad contemporánea

En El Juego de las Llaves se muestran diferentes realidades en las que se puede reflexionar o identificarse; por ejemplo, la cotidianidad de Bárbara (Fabiola Campomanes) y Leo (Hugo Catalán), una pareja con hijos que está intentando reavivar la llama de la pasión.

Fabiola: Aunque la pareja que interpretamos no está casada, sí tiene un compromiso de amor, de lealtad. Participar en el Juego de las llaves les da la oportunidad de incrementar su libertad sexual, y eso enciende la chispa, los favorece. Ellos están seguros uno del otro y por eso el Juego no los tambalea.

Hugo: Esta pareja es un contraste con las otras; porque a ellos el Juego les abre un abanico de posibilidades y está bien que se plantee una pareja divertida con una relación entrañable.

En contra parte, para Oscar (Humberto Busto) y Adriana (Maite Perroni) El Juego de las Llaves provoca cierta distancia.

Humberto: El equilibrio de fuerzas se va moldeando conforme avanza la serie porque quien se siente con más fortaleza para el riesgo acaba siendo tambaleado emocionalmente; y al revés, quien quiere mantener la estabilidad y lo que le ha costado tanto trabajo construir: ese mundo de la familia, puede replantearse dónde quedó su ser sexual; no con respecto a otros, sino respecto a sí mismo.

Abrir la conversación sobre la monogamia y la honestidad

Aunque cada pareja enfrenta circunstancias distintas, a todos los une que están dispuestos a abrir su relación de pareja; en este sentido, los actores opinan sobre cómo este proyecto los hizo reflejar sobre sus propios criterios sobre la monogamia.

Fabiola: Leí mucho y entendí que la monogamia nos la impusieron, porque el ser humano no es monógamo como especie; nos la impuso la sociedad, las religiones, el sistema de creencias. Yo como Fabiola me cuestioné que tan libre y auténtica soy conmigo misma, o si más bien soy el sistema de creencias que me impusieron. Y en cada generación pensamos diferente, más las mayores, y me pesa porque a mí me metieron estas cosas de que mi pareja es mía y nadie me la quita, y en realidad estar casado no te garantiza nada. El punto es hablar con tu pareja porque podrías tener de pronto el deseo de estar con alguien más, y si no lo hablas, sólo se ponen el cuerno. Lo que vuelve sólida una relación es la comunicación.

Maite: Lo importante es poder tocar el tema, ponerlo sobre la mesa, porque es mucho más sano que haya honestidad, una complicidad en pareja que te permita tener una congruencia en tu acción, en tu estar, en tu ser, y comunicarte desde un lugar honesto. Ahora estamos en una generación en la que hemos aprendido lo otro; estamos en esta búsqueda de algo diferente, no por querer generar irreverencia y que todos sean swingers,sino poner el tema sobre la mesa y que la gente elija quién quiere ser, y poder compartir tu vida con alguien con quien puedas tener esta conversación, esta honestidad, claridad, para que no haya ningún engaño; para que no haya doble vida, dobles morales, estándares con lo que cumplimos y que solo nos hacen ser mentirosos.

Horacio: El Juego es mejor a ser infiel. Puedes hablar con tu pareja y entender que si llevan 10, 15 años juntos y hacen el amor sólo una vez por mes, ¿qué hacer para no separarse? Porque se aman incondicionalmente, pero pueden probar otras cosas. (Hay que aspirar a) estar en un nivel en el que se pueda hablar en pareja, exponerlo. Al final del día la infidelidad es buscar afuera lo que no tienes en tu casa.

Sebastián: Siempre he dicho que hay etapas de la vida, y que si estás en pareja es para estar con esa persona. La serie me hizo aclarar que a mí me costaría muchísimo compartir a una pareja. Para mí tener novia es como si estuviera casado, un papelito no cambia nada.

Ela: La verdad El Juego de las Llaves sí me hizo cambiar la perspectiva, porque justo mi personaje expone que podemos tener una relación abierta. Me hizo reiterar que la monogamia es una decisión. También aprendí lo que dice mi personaje: siempre decir la verdad, aunque duela, aunque cueste. Porque mentirles a otros, o a ti mismo, trae problemas. La honestidad debe ser fundamental.

Ve la serie desde aquí

 

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

cinco × 5 =