El cine independiente ha sido una gran plataforma para que actores y actrices forjen una credibilidad como histriones ante la crítica especializada y la audiencia.

Este es el camino que han elegido actores como Daniel Radcliffe, que se convirtió en ídolo juvenil gracias a filmes como Harry Potter, y de Robert Pattinson, quien se dio a conocer en esta misma saga, pero que se consagró como el romántico vampiro de Twilight. Sin duda, él es el mayor atractivo de Good Time: Viviendo al límite.

El también actor de Cosmopolis y Maps to the Stars encarna a Connie Nikas, un joven marginal en la caótica ciudad de Nueva York; un tipo completamente perdido que va tomando decisiones que lo llevan a una sucesión de problemas; de hecho, sale de uno para meterse en otro peor, pero con las situaciones que vive, logra su mejor papel hasta la fecha.

Además de las actuaciones, a las que se suman las de Jennifer Jason Leigh como la madre, y Ben Safdie como el hermano del protagonista, la película tiene otras virtudes, como el guión de Josh Safdie y Ronald Bronstein, que ofrece un ritmo constante que mantiene la atención del espectador durante todo el filme.

La música es otro elemento importante, pues crea una atmósfera sórdida que logra adentrarnos en las frenéticas aventuras de estos dos hermanos que intentan escapar tras haber robado un banco.

Sin embargo, hay un punto débil: el drama familiar que motiva toda la acción de Connie. Esta parte de la historia no termina de ser redonda y convincente, y resulta fundamental para el desenlace de la cinta que, hasta cierto punto, se vuelve un tanto predecible.

No obstante, Good Time: Viviendo al límite vale la pena gracias a la notable evolución actoral de Robert Pattinson. Se estrena el 28 de diciembre del 2017.

Calificación

¡Sé el primero en calificar! Califícalo

Califícalo

4.5

Puntaje de autor

0

Aun no se a calificado Puntaje:

Resumen:

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí