Cuando una historia se cuenta por segunda o tercera vez y con un equipo creativo distinto, se espera que la nueva versión pueda coexistir con la primera; que ofrezca otro punto de vista, algo único. Esto es algo que típicamente no se logra en la mayoría de los remakes, ya que estos dependen de la familiaridad que tenga el espectador con la película anterior. Esta fue una de las preocupaciones del actor David Harbour cuando le propusieron dar vida a Hellboy (interpretado por Ron Perlman en las dos cintas dirigidas por Guillermo del Toro).“Se acercaron a mí y me pidieron ser Hellboy. Al principio no estaba seguro porque ya habían hecho estas maravillosas películas y pensaba que no necesitaban hacerlas de nuevo”, expresó el actor durante su visita a México.

“Después de leer el guion y hablar con los productores, el director y (creador) Mike Mignola, todos me convencieron de esta nueva manera de contar la historia. Lo que fue liberador fue que no estábamos imitando lo que ya se había hecho; ni quitándoles el poder a esas películas anteriores. Es como Batman; Tim Burton trabajó ese personaje y ese mundo con un estilo y Christopher Nolan lo trabajo con otro estilo. Ese es el modelo que queríamos seguir con este personaje.”Y eso es justo lo que se consigue; ya que esta versión de Hellboy mantiene el sentido del humor y la creatividad que vimos en la franquicia anterior, pero con un estilo diferente.

El director Neil Marshall ha hecho su carrera con películas de horror de bajo presupuesto como El descenso y Dog Soldiers; también dirigió dos capítulos de la popular serie de HBO Game of Thrones y uno de Westworld. Esas experiencias están presentes aquí; empezando con el alto nivel de gore (sangre, cuerpos despedazados, escenas no aptas para estómagos sensibles) y la épica escala de las batallas.La cinta abre con un prólogo en el siglo V, filmado en blanco y negro, en el que nos cuentan el antecedente de la “Bruja de Sangre”. Lo único que se ve a color es la capa roja de este personaje (interpretado por Milla Jovovich) y la sangre en escena.

Este prólogo, aparte de la narración de Ian McShane (quien interpreta al padre adoptivo de Hellboy) resulta más casual de lo que estamos acostumbrados (incluso aquí se escucha el primer improperio; la cinta es Clasificación C), y establece el tono que lo diferencia de las de Del Toro (que manejan un matiz más familiar, como de caricatura).

También, los diseños de las criaturas -incluyendo del mismo Hellboy- son más grotescas, como de una pesadilla urbana que van más con el estilo que propone Marshall.“Neil fue una excelente opción para esta película porque es un gran director de horror, pero con una sensibilidad de cine independiente que queríamos aplicarle a este mundo”, agregó Harbour.

El actor, a quien muchos reconocen como ‘Jim Hopper’ de la serie Stranger Things, resulta una opción más idiosincrática para el papel de Hellboy y tiene una energía que resulta contagiosa.

Paralelamente, también se enfoca en el autodesprecio que tiene este personaje; una criatura que es mitad demonio que caza otras criaturas como él, y que constantemente se pregunta por qué su padre adoptivo (que se dedica a cazar monstruos) lo escogió. Aquí es donde le sirve la intensidad que constantemente muestra en Stranger Things.

Lo rodea además un maravilloso elenco de actores en el que cada uno resulta perfecto para su papel.

“Ian McShane es un actor que he admirado por muchos años, y una persona tan agradable que tenía que alejarme de él porque se supone que estar enojado con él en la historia” dijo Harbour, “Sasha Lane es un alma dulce y sensible y una verdadera artista en el sentido más raro de la palabra. Daniel Dae Kim es el hombre más apuesto que he visto y una presencia muy fuerte. Milla Jovovich venía al set con un conocimiento técnico tan profundo del género y era fascinante ver lo que hacía cuando le tocaba filmar”.

Se nota la pasión con la que se trajo esta visión del mundo creado por Mignola; una propuesta muy diferente a la de Del Toro de 2004. Seguramente los fanáticos de los cómics, o del cine, debatirán por años cuál es mejor; ¿una pista? No hay respuesta equivocada.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

2 × cinco =