El último ganador del Óscar como Mejor Actor, Casey Affleck, y la actriz que se dio a conocer por la saga La chica del dragón tatuado, Rooney Mara, protagonizan este filme de David Lowery, de manufactura minimalista; una historia de ritmo suave que se vuelve entrañable a medida que avanza.

Historia de fantasmas emplea elementos sencillos, pero efectivos: escasos diálogos, un monólogo sobre la vida, la muerte y el legado personal y, sobre todo, retoma el imaginario colectivo de la niñez donde los ‘fantasmas’ son representados con una sábana blanca con dos orificios a la altura de los ojos.

Se puede o no creer en que existe ‘algo’ después de fallecer, pero ese no es el asunto principal que se intenta retratar aquí; el tema es el más universal de todos: el amor. El amor verdadero siempre incondicional y que permanecerá esperanzado aun en otro plano. La creencia popular sobre el espíritu que ‘debe descansar en paz’, y para conseguir ese objetivo tiene que saldar todos sus pendientes en el plano terrenal; de lo contrario, estará condenado a vagar por el mundo de los vivos.

¿Les suena a una versión alternativa o moderna de la famosa Ghost con Demi Moore y Patrick Swayze? Puede ser, pero más bien Historia de fantasmas debe tomarse al tenor del cine independiente de la actualidad; además de que gracias a su simplicidad, la cinta busca ser un poco más profunda y reflexiva que el célebre hit fílmico de los años noventa.

Como dejamos entrever líneas más arriba, esta trama avanza lentamente, con escasos diálogos, tomas largas y contemplativas e incidental sutil música, pero que no quede ninguna duda: Historia de fantasmas es una película peculiarmente conmovedora. Se estrena el 28 de diciembre del 2017

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí