La nueva película de Taika Waititi, Jojo Rabbit, muestra los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial y la caída del nazismo desde la perspectiva de Johannes Betzler, el titular Jojo, un niño que sueña con algún día ser el mejor amigo de Hitler y pertenecer a su guardia personal.

Sin embargo, a lo largo de la historia, y a raíz de dos eventos que lo impactan de forma personal, Jojo comienza a repensar su relación con el nazismo y sus ideas.

La película es claramente una comedia (sátira anti-odio según el director Taika Waititi), y una de sus grandes virtudes es la forma en que maneja el humor dada la premisa. El humor reside principalmente en la ridiculización del nazismo, de sus ideas y hábitos (como la frecuencia con la que hacen su distintivo saludo); sin embargo, la película no deja de mostrar las consecuencias reales de esta ideología.

Una de las escenas mejor construidas, es la que conjunta una serie de bromas visuales presentadas a lo largo de la película con la guerra que ha alcanzado al pueblo de Jojo, ya que a través de ella, el velo cómico desde el cual han sido caracterizados los nazis, se da paso a una visión más cruda del impacto que tuvieron sus ideas al ponerse en práctica.

Un aspecto fundamental en el manejo de los tonos de la película es que está focalizada desde la perspectiva de Jojo, por lo que vemos a los nazis, así como a su mamá y a Elsa, la niña judía con quien entabla una tensa pero eventualmente tierna relación, de acuerdo a sus pensamientos y su visión del mundo.

En este sentido, quizá no hay representación más clara de la mente de Jojo que su relación con su amigo imaginario, Hitler (interpretado por Waititi), quien en un primer momento se manifiesta como una figura amable que constantemente apoya a Jojo y le da consejos, y conforme transcurre la trama se va convirtiendo en una figura posesiva y monstruosa.

Otro elemento importante en la construcción del humor en la película son los personajes que rodean a Jojo. Por un lado están el Capitán Klenzendorf (Sam Rockwell) y Fräulein Rahm (Rebel Wilson), así como Deertz, el agente de la Gestapo (Christopher Merchant), quienes encarnan al Estado Nazi.

En estos personajes reside gran parte de la comedia, pues sus caracterizaciones hiperbólicas los dotan de un absurdo del cual es muy sencillo reir. Sin embargo, también es su resignificación a lo largo de la narrativa un aspecto fundamental en que Waititi mantiene presentes las consecuencias del nazismo. Destaca en particular Fräulein Rahm, cuyo fervor no deja de ser cómico incluso cuando llega a lo macabro.

Por otro lado están Rosie, la mamá de Jojo (Scarlett Johansson), quien resulta ser uno de los personajes mejor construidos, debido a la forma en que se maneja su relación con Jojo, en particular su miedo a que éste termine de abrazar las ideas del nazismo a costa de su inocencia; así como Elsa (Thomasin McKenzie), la niña judía que vive escondida en la casa de Jojo, y Yorki, su segundo mejor amigo (pues el primer lugar está reservado para Hitler).

A través de sus relaciones de amistad y afecto con estas personas, Jojo mantiene su inocencia y, a la larga, se tornan fundamentales para el desdibujamiento de su identidad nazi.

Jojo Rabbit pareciera caminar en una cuerda floja desde su premisa: una comedia sobre un niño de 10 años perteneciente a las juventudes hitlerianas, que tiene a Hitler por amigo imaginario y cree fervientemente en el nazismo.

Requiere una gran sensibilidad construir una historia así; sin romantizar el nazismo o minimizar los horrores que desató; afortunadamente, Waititi logra una película en que los chistes que ridiculizan al nazismo están contrastados con escenas que muestran sin tapujos las consecuencias reales de estas ideas, al mismo tiempo que narra una historia de crecimiento basada en el cariño, la inocencia y la esperanza. El resultado es una película tan divertida como conmovedora que mueve de la risa al llanto, a veces en una misma escena.

Consulta horarios en Cinemex, Cinépolis y The Movie Company

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

8 + diez =