Lin-Manuel Miranda creció viendo Mary Poppins; aunque sólo la primera parte porque la segunda le parecía muy triste; años después tendría la oportunidad de participar en El regreso de Mary Poppins, en donde algunas secuencias se ensayaron como teatro; justo el medio que lo ha dado a conocer en el mundo.

Nacido en Nueva York y descendiente de puertorriqueños, Miranda se volvió una leyenda del teatro musical contemporáneo gracias a sus populares y multipremiados musicales In the Heights (que está en el proceso de ser adaptado a la pantalla grande) y Hamilton (que ganó un total de 11 Premios Tony 2016).

El actor recientemente fue honrado con el Kennedy Center Honor, y con una estrella en el Hollywood Walk of Fame; solamente le falta un Óscar para unirse a ese selecto grupo de artistas que se han ganado el EGOT (Emmy, Grammy, Óscar, Tony), un grupo que incluye a personalidades como Audrey Hepburn, Rita Moreno, Barbra Streisand, Whoopi Goldberg, Andrew Lloyd Webber, James Earl Jones, y el más reciente: Robert Lopez (quien compuso las canciones de Frozen).

Antes de aparecer en esta cinta, Miranda compuso canciones para otra cinta de Disney: Moana (fue nominado al Óscar por la canción “How Far I’ll Go”). Estas fueron algunas de las anécdotas que compartió durante el encuentro que sostuvo con medios mexicanos; incluida la de cómo filmar con Dick Van Dyke.

Quienes vayan a ver esta película probablemente ya tienen cierta relación e historia con Mary Poppins; a través de los libros, las películas, o el musical de teatro, ¿Cuál había sido la tuya?

Empecé con muchas horas de práctica bailando con los pingüinos frente a mi televisor, viendo el VHS de la película. Solo veía la primera mitad porque ‘Feed the Birds’ es la melodía más triste del universo, así que empezaba a llorar y la apagaba. Nunca vi el final de la película cuando era niño, no hasta que llegué a ser más bravo.

También me enamoré del musical; vi la adaptación en Londres y en Estados Unidos y me encanta la canción original ‘Temper Temper’ que tenían en Londres. Así que me encanta este mundo, y me encanta que conocemos a Mary Poppins; pero a la vez, no la conocemos. Sabemos que tiene poderes, pero nadie sabe qué hace cuando no está con los Banks, o qué hace los martes que ella ha insistido en tener libres.

Eso me encanta; yo no quiero una película en la que vayamos al “Universo de Mary Poppins”; eso mataría el misterio. Y lo que me encanta, es que Rob mantiene ese misterio, pero también continúa la historia 25 años después con los niños Banks ya como adultos.

¿Cómo realizaron el número “Trip a Little Light Fantastic”?

Fue una de las últimas secuencias que filmamos, y creo, se nota. Fueron más de seis semanas de ensayo y la estuvimos ensayando cuando no estábamos rodando otras escenas. El director Rob Marshall viene del teatro, así que lo concebimos como si fuera un número de Broadway. Bailábamos la coreografía completa cada vez que la rodábamos, lo que llevaba hasta 10 minutos, y luego nos tomaban close-up. Fue un gran reto; uno muy divertido.

Has dicho que tu personaje siempre “busca la luz en un día lluvioso”. Tú personalmente, ¿cómo buscas la luz en un día lluvioso?

Cualquiera que me sigue en Twitter sabe que hago justo esto. Las noticias son las noticias y el mundo es el mundo; pero yo por lo menos empiezo y termino cada día diciéndole “buenos días” y “buenas noches” a la gente en Twitter. Es una tradición que empecé en 2011 o 2012 y es algo que significa mucho para mis seguidores porque hay tanto miedo en el mundo y tantas malas noticias, que el que alguien diga “buenos días” o “buenas noches” es un acto radical de amabilidad.

El mundo ha cambiado, pero yo creo que las redes sociales son la prueba de que uno saca del mundo lo que le aporta. Y cuando yo aporto cosas positivas en las redes sociales, lo positivo regresa.

¿Podrías comentar tu experiencia de compartir escena con la leyenda que es Dick Van Dyke?

Cualquier persona que trabajó en la película, dirá que el día que filmamos con Dick Van Dyke fue el día más especial. Cuando vean la película aplaudirán dos veces; una, porque Dick Van Dyke existe y entra a la escena, y otra cuando empieza a cantar. Dick tiene 92 años y tiene más energía de la que yo he tenido en mi vida; él es cafeína humana.

Aprendí mucho de él, ya que mi primer papel en un musical fue en una producción de Bye Bye Birdie en sexto de primaria y él fue uno de los actores originales de esa producción con Chita Rivera. Yo le preguntaba de eso en el set.

Uno de los momentos más especiales durante el rodaje fue su monólogo en escena, ya que después de rodarlo, hubo un momento de silencio en el set en el que nadie sabía qué hacer, y era porque Rob Marshall estaba llorando y no podía decir “corte”. Así de especial fue el día de Dick Van Dyke.

¿Qué consejos les darías a los niños para no perder la imaginación a pesar de crecer?

Yo les pido consejos a esos niños; ellos tienen mucha más ventaja, ya que creo que nacemos con una imaginación sin límites. Tengo un hijo de 4 años -que tenía 2 cuando empezamos a filmar- y cuando necesitaba inspiración para Jack, miraba a mi hijo que puede crear mundos enteros, amigos imaginarios.

Los niños lo tienen cuando nacen y lo difícil es mantenerse conectado a eso; porque el mundo es el mundo y la vida es la vida, y creo que lo mejor de ser artista es que siempre debes mantenerte conectado con esa parte. Yo siempre le pregunto al Lin-Manuel de 10 años su opinión sobre si debería hacer un proyecto o no y si él querría ver esto en el cine o el teatro. Esa es la conexión que siempre busco como artista. Los niños ya la tienen.

¿Qué tan difíciles fueron las secuencias animadas y qué nos puedes compartir de ellas?

Fueron lo primero que filmamos, porque Rob Marshall insistió en que la animación fuera a mano. Hace muchos años que Disney dejó atrás esa tradición y él insistió que eso era lo especial de la original; porque cuando uno revé la película original, no pierde su magia, aunque la tecnología haya cambiado. Fue de lo primero que filmamos porque los animadores lo necesitaban para poder animarlo.

Filmamos cada escena tres veces; la primera vez filmábamos Emily y yo con bailarines vestidos de verde para marcar dónde iban los animales; después una segunda vez con los bailarines, para que los animadores tuvieran la referencia y después ella y yo solos imaginando los pingüinos y a todos los demás animales. Y para una película que se trata sobre la imaginación, ¿qué mejor manera de empezar que con un gran ejercicio de imaginación?

¿Cómo fue participar en esta película únicamente como actor y no como creativo?

Es gracioso, yo empecé a escribir musicales porque yo quería actuar en musicales. Empecé a escribir In the Heights a los 19 porque me di cuenta que si quería entrar a este mundo, necesitaba existir más que West Side Story y A Chorus Line; entonces empecé a escribir mis propias oportunidades como In the Heights y Hamilton para elencos diversos y latinos. Entonces el hecho de que me hayan ofrecido este papel, y haber estado en este nivel con Rob Marshall, Emily Blunt, y ser parte de este legado de Mary Poppins, es la cosecha de todo ese trabajo. “Solo actuar” era, de cierta forma, mi meta desde el principio.

¿Qué sigue para ti y cómo has crecido en todo este trayecto en el que has alcanzado tanto éxito?

“Crecido” es la palabra clave, ya que uno no puede controlar el éxito que tiene una cosa. Yo empecé en el teatro, donde una de cinco producciones entrega el dinero a sus productores. Pasé mis veintes escribiendo In the Heights y mis treinta escribiendo Hamilton. Lo único que puedo controlar es lo que aprendo de una experiencia.

Trabajar con Rob Marshall, uno de los mejores directores de películas musicales hoy en día, fue mi primer año de aprendizaje en el cine. El siguiente año trabajaré con John M. Chu (director de Crazy Rich Asians), quien dirigirá la adaptación de In the Heights y estamos filmando en Washington Heights, donde vivo, así que puedo caminar al trabajo. También me estoy preparando para poder dirigir películas musicales, porque eso ha sido mi sueño desde chiquito y me estoy abriendo paso para poder hacerlo en un futuro…

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

2 × 3 =