En Corea del Sur, como en México y en otros países, los tiempos actuales están plagados de desempleo, deudas e incertidumbre; pero la situación no es la misma para todos. Precisamente el tema de la marcada diferencia de clases ha sido explorado por el cineasta surcoreano Bong Joon-ho en más de una ocasión: en su debut internacional: El Expreso del Miedo y especialmente en su más reciente largometraje: Parásitos, ganador de la Palma de Oro en la edición 72 del Festival Internacional de Cine de Cannes.

Protagonizada por Song Kang-ho, con quien Joon-ho ha trabajado desde 2003 (en Crónica de un Asesino en Serie, El Huésped y El Expreso del Miedo), Parásitos sigue a una familia en un entorno complicado por la falta de empleo; ni el papá (Kang-ho), ni la mamá (Lee Jeong-eun), ni los dos hijos (Choi Woo-sik y Park So-dam) están generando ingresos (no por nada se roban el WiFi), por lo que todos encuentran una oportunidad única para mantenerse y disfrutar -aunque sea momentáneamente-, los placeres de la abundancia al conocer a una familia cuya situación contrasta por completo con la suya: el dinero sobra, tienen una increíble casa diseñada por un famoso arquitecto, y pueden darse lujos como un chofer y una sirvienta.

“La historia habla del día a día, del entorno diario en el que vivimos. La brecha entre los ricos y los pobres no sólo se limita a Corea; por supuesto que refleja a la sociedad coreana, pero es una historia universal”, explicó Song Kang-ho en entrevista realizada bajo el marco del Festival de Cannes.

Parásitos presenta personajes multidimensionales: la familia de bajos recursos es carismática y sentimos empatía por ellos, pero sus acciones terminan siendo moralmente negativas. Pretenden hacer que cada uno sea contratado por la familia privilegiada, sin importar que eso implique causar el despido de otros trabajadores igual de humildes.

“Si el filme tuviera algún estándar de moralidad, sería tratar de hacer lo mejor por uno mismo y por la familia sin lastimar a los demás; pero obviamente en este filme la situación los lleva a lastimar y sacrificar a otras personas. En ese sentido, la historia realmente no tiene villanos, pues así vivimos todos en este mundo: una acción que hacemos sin pensar mucho puede provocar que otros salgan lastimados o sean sacrificados. Así vivimos”, añadió Kang-ho.

En contraparte, la familia adinerada (Lee Sun-kyun y Cho Yeo-jeong interpretan a los padres) son ingenuos ante la picardía de los otros; pero también, pueden mirar con desdén y diferenciarse de quienes huelen diferente a ellos (el olor de la familia humilde es distintivo y está asociado al lugar marginado -un semisótano-, donde viven).

“Por supuesto que este filme termina como una tragedia brutal, pero creo que cada personaje tiene una justificación propia de sus acciones. En el mundo real tampoco hay alguien que sea 100% bueno o 100% malo; todos vivimos con el bien y el mal coexistiendo dentro de nosotros. Dado que Bong (el director y guionista) creó estos personajes que son tan complejos y que tienen muchos elementos entrelazados, se sienten más multifacéticos”, compartió Lee Sun-Kyun, el otro actor protagonista.

Con Parásitos, Joon Ho continúa siendo un cineasta que domina los cambios de tono y que no deja de asombrar. La cinta que conquistó Cannes, y que apunta certera hacia el Óscar como Mejor Película Extranjera, es una original exploración de la desigualdad, por igual hilarante, sorpresiva, brutal y agridulce.

“En Parásitos realmente puedes ver el conocimiento de la sociedad que el director ha estado buscando y comprendiendo en los últimos 20 años. Este filme muestra la madurez filosófica que Joon Ho ha logrado a través de los años, sobre nuestras vidas y la sociedad en la que vivimos. Anteriormente sus filmes habían retratado una parte de la sociedad, pero aquí realmente sientes y ves una madurez en términos de su propio entendimiento y filosofía. Este filme está en otro nivel en términos de su evolución como cineasta”, concluyó Kang-ho.

Parásitos se estrena el próximo 25 de diciembre.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

17 − dos =