En 1942, Don Lauro Márquez Castillo (Héctor Suárez), dueño de un imperio de la radio mexicana, manda llamar en su lecho de muerte a sus cuatro “decepcionantes” hijos para indicarles su último deseo: que demuestren quién es el verdadero Márquez Castillo. Los hermanos: Fausto (Osvaldo Benavides), Abel (Antonio Gaona), Iker (Mauricio Barrientos “El Diablito”) y Tadeo (Mauricio Isaac) se embarcan así en una competencia que de una forma u otra, les cambiará la vida.

En cada prueba de este realityque se va narrando en radio, conocemos más de estos personajes y sus ocurrencias suelen provocar las risas. Platicamos sobre Mentada de Padre con sus directores: Fernando Rovzar y Mark Alazraki.

 ¿Cómo surgió esta película? El guión lo escribieron ustedes junto con Gary…

Mark: Sí, la historia originalmente viene de un guión inglés y al principio se hizo una traducción. El guión ya tenía todos los elementos: el show de radio, el reality, la herencia, el papá cabrón;varias cosas que utilizamos. Creo que ese era el reto, entonces fue un trabajo difícil lograrlo, porque todos estábamos con agendas super ocupadas, y ya teníamos algo bueno, pero no teníamos algo que nos llevara al siguiente nivel. Fue ahí donde empezamos a hacer todas las adaptaciones, trabajando con Fer.

Creemos que el elemento más importante que le imprimimos al guión, fue el corazón. Empezó a tomar otras dimensiones más emocionales, más emotivas, y no tan absurdas como estaba; eso creo que es el gran resumen del proyecto.

En términos de su trabajo con los actores, ¿los dejaron improvisar? ¿poco, bastante?

Fernando: Todo; creo que la improvisación o es o no es libre, y también nace de que uno tiene que tener un espacio donde se construye el “sí y” y no el “no porque”. En el “sí y” automáticamente las reglas cambian.

Lo que nosotros teníamos era una película muy bien organizada, bien planeada, muy precisa en términos de producción; en términos visuales, estéticos, pero lo que sucedía adentro del cuadro era la libertad. Teníamos muy claro que estos eran actores que florecen en improvisación.

Osvaldo, con quien yo nunca había trabajado pero Mark lo conocía bien, llegó a ese juego. Y siendo el que yo menos conocía, terminó siendo una pieza clave en la película. Cuando estábamos filmando, teníamos a otro don Lauro que se cayó y ya no pudo hacer la película, entonces Osvaldo, pieza clave, nos dice, ‘¿ya le hablaron a Héctor Suarez?’ Y dijimos: ‘él es el papá, es EL papá de los papás’. ¿Qué otro papá podrías conseguir y ponerle a tu película Mentada de Padre?

En el momento en que Héctor se suma, empezamos a traer gente con la premisa de que tenían que venir dispuestos a jugar, a divertirse, a improvisar, y venir a ayudar al otro para improvisar mejor; a darle bases para improvisar.

Al final nos dimos cuenta de que lo que Mark y yo hicimos, fue tratar de controlar la improvisación para que nunca fuera en contra del corazón de la película, que era lo que nosotros más queríamos. Si iba en función de donde queríamos que acabaran nuestros personajes, lo íbamos permitiendo; si no, íbamos modificando.

Tienen un amplio reparto, pues además de los protagonistas, hay cameos de Claudia Álvarez, Manolo Caro, o Ximena Romo en un papel muy padre. ¿Cómo conformaron a este elenco que además no es ‘convencionalmente’ comercial, pero sí muy talentoso?

Fernando: Órale, qué bonito que digas eso; pues es que todos son amigos: Claudia es mi cuñada y Manolo es mi amigo desde hace muchos años. Yo le hablé a Manolo y le dije: ‘quiero que hagas un cameo’, y me dijo: ‘eres la cuarta persona que me ha invitado a hacer un cameo y te voy a doy a decir lo que les dije a los otros tres: No’. Pero le conté el personaje y dice: ‘bueno, sólo por ti’. Y viene y lo hace.

Mario Filio, una persona que ha trabajado muchísimo en locución, y voz de muchísimas marcas, le dijimos que la película era de radio, que por qué no venía, y vino. Así empezó a llegar gente: Gerardo Taracena, Carlos Aragón, Chio Verdejo, Carlos Corona, todos amigos con quienes hemos trabajado. Al final, como bien dices, lo que Mark y yo veíamos era potencial para la película; potencial para esta orquesta, porque no queríamos a un violinista que despunte, queríamos una orquesta.

Mark: Me encanta como lo dices porque también es mi sentimiento. Me siento fan de esta película, y para mí es halagador que tanto talento; gente que conocemos, y que queremos, hayan querido jugar con nosotros de la forma en la que lo hicieron. Contar con tanta confianza de gente tan talentosa, para mí es un sueño.

Ambos tienen experiencia en series, Mark con La balada de Hugo Sánchez, y Fernando con Sr. Ávilay Paramédicos, ¿cómo lograr una película tan grande, con un elenco que realiza maniobras de improvisación, y con un diseño de producción de 1940?, ¿cómo conjugar todo esto?

Mark: Fer y yo somos, de verdad, muy amigos. Al final del día esta hermandad, esta fraternidad, sirve mucho para convencer a la gente; nos ven confiados, nos ven estructurados, divertidos. Dicen: ‘a lo mejor estos están tramando algo, vale la pena hacerles caso’.

Fernando: A mí me han presentado muchas comedias románticas en Lemon, y siempre empiezan con: “se parece a tal comedia mexicana o americana”, pero siempre empiezan así, porque se supone que si se parece a algo que le fue bien, te va a interesar.

Lo que a nosotros nos atrajo de este proyecto, y lo que creo que atrajo a los actores, es que no se parecía a nada; esta película era muy difícil de explicar. Les decíamos: ‘es en los 40s, es un reality, son cuatro hermanos, es una herencia, y va a haber radioescuchas’. Entonces decían: ‘¿cómo, me vas a invitar a ser público?, ¿dónde voy a estar?’ Tú en tu sala, pero vas a estar viendo a cámara porque estás escuchando la radio.

Incluso Videocine, quien más nos ha apoyado con este proyecto, nos dijo: ‘no tenemos la menor idea de cómo va a quedar esta película, pero aceptamos el reto’.

Una cosa que siempre me ha unido a Mark, es que nos gusta el mismo tipo de humor, siempre hemos encontrado un amor particular por el humor inglés de época. Monty Python, por ejemplo, o incluso Mel Brooks y La loca historia del mundo; notas que estos maestros encontraron en el pasado toda la comedia del mundo. Mientras mucha gente pensaría que ahí hay un gran riesgo, nosotros creemos que hay tierra fértil. En el momento de adaptar el guión de los 40s en Inglaterra, a los 40s en México, nos encontramos con la Revolución Mexicana a 20 años de haber terminado; con la radio y cómo esta representaba a México, las diferentes clases sociales. Nos encontramos con la época de oro del cine mexicano; con todos estos elementos que son únicamente mexicanos y que aportaban muchísima comedia.

 

Calificación de la Película

¡Sé el primero en calificar! Califícalo

Califícalo

3.5

Puntaje de autor

0

Aun no se a calificado Puntaje:

Resumen:

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

uno × 1 =