Inspirado en la generación de su padre, misma que confrontó a la de su abuelo, un militar retirado, José Manuel Cravioto (El Chapo) escribió en sólo dos meses Olimpia, un relato familiar, personal, social y humano sobre el idealismo dentro del movimiento estudiantil del 68, haciendo énfasis en el amor por su alma máter: la UNAM.

Así, este joven reunió un ejército no lleno de guantes blancos, sino de voluntades; conformado por administrativos, directivos y alumnos de la Casa Máxima de Estudios, para contar una angustiante historia de valentía; donde la rotoscopia, técnica de animación, tiene un papel importante.

La película se enfoca en Raquel, Rodolfo y Hernán, miembros de una brigada en la UNAM durante el movimiento del 68. A través de sus fotografías, filmaciones y escritos, conocemos un lado más personal y humano de estos estudiantes que se unieron, gritaron y nunca olvidaron.

Sobre el filme que se ostenta como el primero en la cinematografía mexicana en ser realizado con esta técnica de animación, además del único sobre el movimiento estudiantil producido por la UNAM, platicamos con Nicolasa Ortiz Monasterio y Daniel Mandoki, los protagonistas, así como con Cravioto, director de la cinta.

¿Cómo funciona la técnica de rotoscopia?
JM Cravioto: La película fue filmada durante dos semanas en locaciones de la UNAM y Ciudad de México. Una vez editada, de cada fotograma se hace un export individual con un código particular que lo define y cada uno de esos cuadros fue manipulado en Photoshop por estudiantes de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM. Cada cuadro fue dibujado a mano encima de cada fotograma de la película, por lo cual se considera como una película de animación tradicional, aunque a esta técnica se le conoce como rotoscopia.

¿Cómo fue el proceso para conseguir apoyo de la UNAM y qué representó para ti, como egresado, poder filmar ahí?
JM Cravioto: Para mí representó un momento único en mi vida. Sin la UNAM hubiera sido imposible levantar esta película y terminarla. Meramente está hecha entre mi casa productora, la Universidad y el esfuerzo de todos los directivos de la Filmoteca, TV UNAM, Cultura UNAM y la Facultad de Artes y Diseño.

Es imposible saber el costo real de esta película, porque todo fue creado por el amor que la gente le tuvo a esta historia y a este proyecto.

Nicolasa Ortiz Monasterio: Yo estudié en la UNAM y verme con atuendo de los años 60´s, recorriendo sus pasillos, fue un shock. De pronto pensaba ‘¿qué hago vestida así en estos pasillos?’; eso fue divertido, como transportarme en el tiempo.

¿Por qué les interesa a los jóvenes de hoy ver una película sobre la generación del 68?
Daniel Mandoki: Yo creo que hoy en día hay algo grande que aprenderle a la generación del 68: cómo tomar las riendas de lo que es importante y tú hacer algo al respecto sin importar que existan reprimendas. Creo que hay una conexión con tomar las riendas, con lo que debemos hacer nosotros con el mundo.

Parecería que hoy no tenemos tanquetas ni gobernantes tiranos, ¿contra qué tienen que luchar los jóvenes?
Nicolasa: Mientras más joven eres, creo que es un poco más complicado, porque hay mucha información y tecnología; eso es abrumador. En cambio, conectarte contigo y lo que realmente importa es complicado, hay que conectar con algo muy básico que es lo humano.

Daniel: Nuestra generación está súper dividida; el reto es tratar de unirnos, y por otro lado, evitar la distracción. Hoy hay tantas distracciones…

¿Por qué apostar por este tipo de historias, cuando en la cinematografía mexicana otras como las comedias románticas suelen dar buenos resultados?
JM Cravioto: Pues esas películas ya existen; pero no intento competir con eso, no tengo las plataformas para lograrlo. En esas películas el cine termina siendo entretenimiento; pero también debe haber espacio y voluntades para un cine que revisite nuestro pasado; y además, un pasado oscuro que seguimos padeciendo por cosas que no se lograron.

Olimpia termina siendo una película entretenida. Es la pieza en la que yo puedo hablar y decir quién soy.

Nicolasa: Las comedias románticas son divertidas, pero mi ser necesita aprender y leer de historia, es una necesidad del ser humano.

Mi personaje está un poco basado en Alsira, mi tío era su amigo. Alsira es una uruguaya que estuvo en el movimiento del 68 y se quedó encerrada en el baño, se quedó viviendo en la UNAM durante años, aunque al final, es diferente.

Daniel: Somos artistas que confiamos en que lo que hacemos puede cambiar algo. Este proyecto no lo hicimos por dinero, es una película que está diciendo algo y vale la pena hacerlo por pasión.

El arte es para reflejar el mundo en el que vivimos, y lo que hace Olimpia es que te cuenta una historia oscura pero nunca pierde el sentido de esperanza.

Para conmemorar el estreno de la película, a partir del 9 de octubre en la sala Julio Bracho del Centro Cultural Universitario (Insurgentes Sur 3000, Ciudad Universitaria), se exhibirá un fotomural, realizador por la productora Pirexia Films con el apoyo de la Filmoteca UNAM.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

18 − nueve =