Las olas, de Trey Edward Shults, es una película que habla acerca de las dinámicas familiares en el marco de eventos difíciles que deben atravesar, así como de los procesos de duelo y perdón de sus integrantes. La película sigue principalmente a dos integrantes de la familia Williams, Tyler y Emily, a lo largo de una serie de situaciones que los fuerzan a replantearse sus relaciones personales, así como los procesos internos de duelo que acompañan estas reflexiones.

La primer parte de la película se enfoca en Tyler, el mayor de los dos hermanos Williams. Tyler pasa su tiempo con su novia Alexis y entrenando lucha grecorromana, acompañado por su papá como entrenador. Paulatinamente estos frentes comienzan a presentar situaciones complicadas para Tyler, y la película se enfoca en la forma en que lidia con ellas. La segunda parte se enfoca en Emily, la hermana menor de Tyler, y en la forma en que atraviesa una situación derivada de una decisión tomada por su hermano.

La película opera así desde una dualidad representada por ambos hermanos, y desde ésta se problematizan las respuestas que cada uno tiene a sus conflictos personales, abriendo la posibilidad a la reflexión en torno a cómo dolerse y perdonar.

Las olas es una película marcadamente íntima, enfocada en los procesos personales de los personajes ante las situaciones que se les presentan, y Shults aprovecha los aspectos técnicos para enfatizarlos. Destaca la banda sonora, que utiliza canciones de artistas reconocidos, como Tame Impala y Frank Ocean, para retratar el estado emocional de cada personaje. Cada canción está escogida para encapsular y acompañar de mejor manera el momento en que aparece en la película, y esto hace que la experiencia sea más inmersiva.

Otro aspecto a destacar en la realización de Las olas es el trabajo de la cámara, que con frecuencia se encuentra al centro de la escena, que es retratada en tomas de 360 grados; y en escasas ocasiones está quieta, siempre acompañando a los personajes, sirviendo también como una forma de retratar sus sentimientos. Otra forma en que la cámara acompaña a los personajes es a través de la relación de aspecto: en la medida en que la vida de los personajes parece ser más complicada el aspecto cambia y se encoge para representar la presión que viven. Por el contrario, conforme se acerca al final y Emily va recuperando la esperanza, la cámara crece.

Las olas es una película que presenta una experiencia audiovisual única por la forma en que utiliza la música, la cámara, los colores y otros aspectos para narrar una historia íntima y colectiva a la vez y para poner en primer plano temas de duelo y sanación desde el espacio familiar. El resultado es un filme altamente eficiente en transmitir las emociones y los conflictos internos de sus personajes, y que conmueve por mucho tiempo después de que ha terminado.

Para más información entra aquí

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

4 × dos =