En 1997, La boda de mi mejor amigo, una comedia romántica que se volvería icónica, llegó a la pantalla grande; el legendario crítico de cine Roger Ebert escribió sobre ella “Sabemos cómo va a terminar la película, ¿no? No necesariamente. Uno de los placeres del guion de Ronald Bass es la forma en que subvierte las fórmulas habituales de comedia que alimentan una trama como esta”. La trama es sencilla: Julianne (Julia Roberts) se entera que su mejor amigo Michael (Dermot Mulroney) va a casarse, pero como ella realmente está enamorada de él, tiene cuatro días para detener su boda con Kimmy (Cameron Diaz), y quedarse al novio. Lo brillante de esta cinta, además del elenco que también incluía a un hilarante personaje gay interpretado por Rupert Everett –quien se robó cada escena en la que aparecía– era que jugaba con las expectativas del público.

Ahora, más de 20 años después, esta cinta volverá a tomar vida gracias a un remake mexicano que cuenta con un guion de Gabriel Ripstein (hijo del reconocido cineasta Arturo Ripstein y el cineasta de 600 millas), la dirección de Celso R. García (La delgada línea amarilla) y a un elenco conformado por Ana Serradilla (en el papel de Julia Roberts), Carlos Ferro (en el de Dermot Mulroney), Natasha Dupeyrón (en los zapatos de Cameron Díaz) y el actor español Miguel Ángel Silvestre (quien buscará recrear la magia que entregó el inglés Rupert Everett).

“Básicamente la historia es la misma” indicó en conferencia Celso García, “pero lo que decidimos fue situarla en México, 20 años después. Esta es una historia que se va a repetir por siempre; todos tenemos a un mejor amigo o a una mejor amiga que se va a casar, pero la diferencia es que le vamos a dar un sabor mexicano, respetando la esencia de la historia y los personajes”.

En cuanto a la elección del elenco, el director subrayó que el factor principal para seleccionarlo fue su talento.

Serradilla contó que no había visto la película original, pero que se la describieron y sintió una gran responsabilidad por recrear a este personaje que ahora tendrá su propio blog. La actriz pensaba que nunca volvería a protagonizar una comedia romántica (no lo hacía desde Cansada de besar sapos). “Pero en el momento que me lo mencionaron, pensé: ‘tengo que ser yo’”.

En contraparte, para Miguel Ángel Silvestre ha sido una tradición de cada Navidad, en los últimos 20 años, ver la película original en su natal España junto a su familia. Él describió su primer acercamiento al guion como “un trabajo con mucho respeto a una gran obra con una cierta entidad latina”.La cinta producida por Sony Pictures México y Alameda Films (encabezado por Daniel Birman Ripstein) que está por concluir su rodaje, tuvo locaciones en Guadalajara y Ciudad de México, y se planea estrenar en el primer trimestre de 2019.

“Estamos felices de trabajar con Ana, Miguel Ángel, Natasha y Carlos. Admiramos a Celso y creemos firmemente en su visión”, dijo Birman Ripstein. “No podríamos alegrarnos más de que Sony Pictures International Productions nos haya confiado una de sus joyas más preciadas”.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

15 − 15 =